El gran clásico de los Kinks vuelve a estar de moda , con el rodaje de la historia de los hermanos Davies, por parte de Julian Temple.