Feature_Music1-1_1

John Densmore, el batería, y el guitarrista Bobby Krieger , en los buenos tiempos de los Doors. Ahora, se odian y tienen un grave pleito en los tribunales.

Como los Beatles, dos son los miembros que perviven en los Doors. El batería Jon Densmore, que tiene ahora 68 años, y el que fue su mejor amigo en el grupo, el guitarrista Robby Krieger, que tiene 67 años. Los dos no se hablan. Se odian y tiene varios pleitos todavía en los tribunales.

Tan sólo hace doce días antes de la muerte de Ray Manzarek, el ex-batería de los Doors publicaba su libro The Doors Unhinged: Jim Morrison's Legacy Goes on Trial.

Es la historia de todos los pleitos de John Densmore contra Ray Manzarek y Robby Krieger por usurpación del nombre de los Doors, por vender las canciones comercialmente y por apropiarse del nombre sin tener permiso legal.

Todo comenzó hace justo diez años, cuando Cadillac ofreció nada menos que 15 millones de dólares por un anuncio, con ‘Light my Fire'. Ray Manzarek y Robby Krieger firmaron el contrato, pero John Densmore se negó.

Apeló a lo que había pasado en 1968, cuando la marca quiso utilizar la canción e incluso cambiar la letra con la voiz de Jim Morrison para cantar en el tema: “Come on Buick light my fire”.

Jim Morrison montó un escándalo y dijo que bajo su tumba jamás prostituiría sus canciones. John Densmore , por supuesto, como cualquier ser honesto, piensa que los Doors murieron cuando Jim murió en París, en 1971.

Los siguientes pleitos en los tribunales fueron  porque Ray Manzarek y Robby Krieger salían a hacer giras con el nombre de los dos, sin el permiso del “estado” de Morrison y del propio John Densmore. 

En el juicio de Cadillac, al pobre Densmore le llegaron a tachar de comunista y de miembro del Al Qaeda. Todo para que no les quitaran el dinero. Algo mórbido, mezquino, que empaña la vida de una buena persona como Ray Manzarek.

Por supuesto, John Densmore ganó todos los pleitos. Neil Young, Eddie Vedder de Pearl Jam, Tom Petty, Tom Waits y Randy Newman testificaron a favor de Densmore.

Eddie Vedder llegó a decir que “yo no quiero que me compre Cadillac, cuando ya sea una estrella del rock muerta”