Amy Winehouse, domingo moche en Oxford Street

Universal está francamente desconcertada con Amy Winehouse, que a sus 27 años parece aún más perdida y desamparada que en sus comienzos.

El sábado comienza en Serbia una importante gira europea. Es su dinero, su prestigio.

No quiere ir a rehabilitación y la verdad es que sólo ha pasado un par de semanas en la clínica. Tiene que actuar. Está atrapada en una espiral infernal. ¿Que hacer?.

El domingo por la noche, quiso probarse una vez más con un mini concierto en el famoso Club 100, que de momento está salvado.

Amy Winehouse sólo hizo siete temas. Todas sus clásicas. En la audiencia no había más que invitados y familia. Entre ellos, su madre Janice, su tía Jane y su novio Reg Traviss. Dicen los que estuvieron allí que la vieron insegura.

Y, ¿del disco?. Mejor no hablar. Me da rabia, porque tenía una carrera maravillosa. Es un juguete roto. Como muchos otros.