Si este es el mejor tema del nuevo disco de Arctic Monkeys, imaginar como será el resto del álbum.