Desde hace muchos años, , que nació en uno de los arrabales de Puerto Principe, en la capital de Haití, demostró tener intenciones políticas, una manera de asaltar una cuota de poder, al comprobar que el negocio de los se le escapaba, porque la única que tenía talento, es decir, , no quería seguir con él.

Hay muchas teorías y leyendas urbanas sobre la relación de Wyclef y Lauryn Hill, entre otras, que él la metió en el mundo de las drogas, incluso en el “crack” y que, finalmente, la cantante se pudo escapar de su influencia, aunque peor escape aún fue Rohan Marley, el hijo más problemático de Bob Marley, con el que tiene cinco hijos y que le ha cortado toda trayectoria musical.

Wyclef es hijo de un apostol de la iglesia “nazarena” en Haití. Y su tío no es otro que el diplomático Raymond Alcide Joseph, desde hace cinco años embajador de Haití en los Estados Unidos y el autentico valedor de las aventuras y ambiciones políticas de Wyclef, que definitivamente no quiere saber mucho de  música, dadas sus condiciones musicales.

El último problema es con Sony, que de momento no quiere publicar su último álbum “The Haitian Experience”, un remedo simi-político tras el desastre del pobre país haitiano con el terremoto, calamidad que la retomó Wyclef para proclamarse valedor del país para salir de la pobreza y de esa manera tratar de inagurar su carrera política.

En una reciente entrevista en la cadena ABC dijo que que estaba capacitado para presidir el país. Wyclef no estudió nunca ni en la high-school. Cuando llegó de emigrante ilegal a Brooklyn trabajó en Burger King y le echaron. Luego, apareció el hip-hop. Wyclef también tiene problemas económicos, porque debe unos dos millones de dólares de la hipoteca de su mansión en Miami.

¡Pobre Haití como les toque este personaje encima!. Otra desgracia más, otro terremoto. ¿En que mundo vivimos?.

Abajo, hace cuatro años hizo ‘If I was president', un tema y una puesta en escena de sus ambiciones políticas. Increible.