WOLFMOTHER NOS DAN LA SORPRESA

a2542310325_10
Portada del tercer album del grupo australiano

es únicamente el talento de ese gran guitarrista que es Andrew Stockdale, aunque disimule su talento como agrupación con el nombre de .

Pero cometió la equivocación de tener gran éxito y aceptación con los dos primeros álbum con el nombre de .

Sobre todo, con el impresionante primer álbum, en que parecía que Led Zeppelin habían resucitado. Maravilloso disco.

El segundo, «Cosmic Egg» estaba lleno de equivocaciones y de narcisismo, incluso en sus solos de guitarra, cuando antes habían sido increíbles, maravillosos.

Decidió salir por la calle de en medio y hace un año, Stockdale salió en solitario, dando la cara , con un album magnífico titulado «Keep Moving», pero con su nombre Andrew Stockdale había que explicar muchísimas cosas. Y el álbum casi pasó inadvertido.

Con buen criterio ahora ha vuelto con este cuarto disco, aunque lo firme como , lo que significaría que es el tercero. Se llama «New Crown» y posee una fuerza descomunal.

WOLFMOTHER-588x360

Esta vez, ha utilizado un poco más al teclista Ian Peres y al batería Vin Steele . Primero en su propio estudio Shed, en la bahía de Byron, en Australia. Aunque tuvo finalmente el acierto de grabar en Mates , en Los Angeles.

El album tiene una fuerza inmesa y las guitarras de Stockdale son increíbles. Como si fuera el nuevo Jimmy Page.

Obten todas las actualizaciones en tiempo real directamente en tu móvil.

También podría gustarte
2 Comentarios
  1. Marcos Truchado dice

    Lo acabo de comprar, lo han dejado por 7$ canadienses y son 11 canciones. Suena muy bien, no te lo voy a negar, pero me falta el teclado de Chris Ross que tanto despuntaba y deslumbraba en el primer album. Andrew Stockdale se cree el dueño y señor de Wolfmother, y no se da cuenta de que en el primer album donde no llegaba su guitarra, llegaban los teclados de Ross. La combinación era sencillamente letal, y eso caracterizaba a Wolfmother.

    Una pena.

  2. Deadmen dice

    El primer disco de Wolfmother es maravilloso, el segundo sin embargo es un quiero y no puedo. La baja del bajista-teclista se nota mucho. No sé si sería quien ponía coto a Andrew Stockdale, pero fue una baja sensible en la composición y en el sonido del grupo.
    Veremos si este tercer álbum remonta el vuelo, o adolece de las mismas carencias del segundo disco.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.