Fue en Chicago, durante un concierto de cuando Win Butler saltó para cantar con el increíble Matt Berninger ‘Start a war’. Impresionante.