Portada de su último album , con una pasada de photoshop

puede tener tendencia al exceso de peso, a devorar hamburguesa y hombres, como si fueran el mismo plato, pero de tonta ni hablar, aunque lo parezca con su pelo rubio teñido.

Está harta de trabajar con los productores suecos, sobre todo, con Max Martin, que es muy autoritario y no la deja ni intervenir en ningún páramo del esquema de grabación.

A pesar de que Max le ha vuelto a producir un excelente tema pop como es ‘Hold it against me'. Pero Britney se cabreó porque existe una versión previa que cantó Bonnie McKee, para probar si funcionaba bien.

Y “Femme fatale”, que es un buen título para ella, no se ha terminado todavía, porque ella se ha empeñado en que Will I. Am escriba un par de canciones, las desarolle y se integren en el nuevo álbum. Se dice que hay un tema que es muy sorprendente que Will no lo haya utilizado para Black Eyed Peas, pero Will, ya se sabe, tiene atracción por la rubias teñidas, como fue en su día el caso de Fergie.

Tenía sólo 18 años cuando la entrevisté en 40 TV, en el tiempo de su “opera prima” “Baby one more time”. Y me quedé muy sorprendido cuando me dijo que la compañía pensaba que era tonta, que no tenía ni idea de música, pero me aseguró que siempre eligiría lo que realmente le gusta, no lo que me impongan. Britney estudió piano, técnica vocal y baile. Al lado de Katy Perry, me parece una eminencia.

Abajo, el clip de su nuevo número uno.