vive actualmente de la caridad de Clive Davis, el jefe de Arista, que le acaba de dar otro adelanto sobre un album que no ha grabado todavía. Estimaciones recientes estiman que la artista se ha esnifado cien millones de dólares en coca durante los últimos años.