Quincy Jones había tenido la dignidad de quedarse apartado del estudio hasta ahora.

Pero en esa guerra soterrada que lleva con el fantasma o la memoria del pobre Michael Jackson, su voluntad deriva en el vergonzoso ridículo de la senectud.

Anoche, hace unas pocas horas, una vez más en el viejo estudio de los primeras películas de Charles Chaplin, en Hollywood, que luego se convirtieron en los estudios A&M y que en la actualidad se llaman Henson, unos setenta artistas volvieron a cantar y grabar ‘We are the world', la astuta y generosa idea de Jackson.

Estaba allí Lionel Richie, el co-autor del tema con Michael, como un duende, además.

[ad#adsense-250×250]Pero nunca segundas partes fueron buenas. Esta vez, las mayores estrellas eran Celine Dion, Carlos Santana, Enrique Iglesias, Barbra Streissand, Tony Benett etc… El patético Lyl Wayne dijo que estaba allí por solidaridad, pero que él era un rapero, no podía cantar la melodía. En fín,….

Un poco patético, como la extraña relación de Jones con el pasado de Michael.

Me parece bien que decidieran que ni un sólo de los artistas que participaron en la primera grabación volvieran a repetirlo, pero lo que quedaba era poco y eso que Jones pudo reclutar la mayoría del “personal”, aprovechandose de que los Grammys se había celebrado el día anterior.

La grabación fue filmada, claro, por Paul Haggis y se dará a conocer, en estreno, en la NBC, dentro de diez días, el día 12 de febrero. Esperan recaudar muchos millones.

La versión original, en aquellos tiempos -hablamos de hace 25 años- recaudó más de 75 millones de dólares. Cifra absolutamente record. Insuperable hasta el día de hoy. Pero allí estaban todos. Hasta Bob Dylan.

Abajo, el original ‘We are the World'.