Waterloo, con mucha diferencia, ha sido la mejor canción ganadora de todos los tiempos de Eurovisión. Fue la introducción de Abba en el año 1974. Hace casi cuarenta años.