Cuanto más conoces este mundo de grandes enjuagues millonarios, más asco te da todo el tinglado. Mientras que Guy Hands, el de Terra Firma, se ha quedado sin la posesión de EMI, se han conocido los tristes vericuetos en que han desarrollado los acontecimientos.

Voy a resumirlo. Al final, es un movimiento para que Warner compre la EMI a más bajo precio. El “ingeniero” de la operación es un enorme seguidor de la música, pero de discutible moralidad.

Sí,  porque el cerebro de la operación no es ni más ni menos que el viejo presidente de la Warner, Dick Parsons, el mismo que hace diez años, estando como gran ejecutivo de todo el conglomerado de Waner quiso hacerse con la EMI y la operación fue anulada por el Chairman, Gerald Levin, que hizo la tontería más grande del mundo, al comprar American On Line, que casi supone la ruina de la Warner.

Parsons ha jugado con trampa, porque actualmente es el presidente del consejo  del Citigroup y es parte  muy interesada y con mayoría de acciones, en una sociedad de capital riesgo llamada Providence, que es quien tiene de las amigdalas al torpe millonario Edgar Bronfman JR. , que fue quien compró la Warner Music, cuando el penoso negocio con American on Line.

Uno sabía que EMI iría a parar a la Warner. Un banco como el del Citigrpoup no quiere para nada algo tan volatil como una casa de disco. Pero desconocía los movimiento del ambicio Parsons, que por fin podrá tener a la EMI, como cuando lo intentó hace diez años. Trampas, trampas, contables.

Mientras tanto, los ingleses se aferran a creer todavía que  EMI es una compañía inglesa. Ya no lo es por mucho que lloren que no  les cuadre la historia en su tierno  romanticismo.

Nick Mason , el batería de Pink Floyd , que acaban de renovar con EMI , asegura que ahora entiende la razón de la firma rápida del nuevo contrato. Le ha dado mucha pena y le ha supuesto una gran sorpresa.

Abajo, vemos  al cerebro de la operación de EMI, el ambicioso Dick Parsons, durante una entrevista de hace un par de años.