Este es un testimonio magnífico, maravillosos, de una de las últimas actuaciones de The War on Drugs, el grupo del momento, con el genio que es Adam Granduciel.