VUELVE ROD "THE MOD" STEWART EN EL DOCUMENTAL "ROCK ´N´ROLL ISLAND"

Rod “the mod”

ha rememorado para express.co.uk, sus primeros años en el mundo de la música con motivo de la grabación de un nuevo documental titulado “Rock ´n´Roll Island”, que redescubre el célebre club Eel Pie Island en Twickenham, Londres, de primeros de los sesenta, y los solistas y grupos que actuaron en el (abajo puede verse el trailer).

Originalmente sitio de “ballroom dancing”, en los 50 club de jazz, en los años sesenta dio cobijo a buena parte del rock londinense (, Yardbirds, Downliners Sect) y a las hordas mods (Long John Baldry´s Hoochie Coochie Men feat. Rod Stewart, The Who). En 1967 cerró, pero en 1969 volvió a abrir convirtiéndose en una especie de paraíso del hard rock original, Black Sabbath, The Edgard Broughton Band, Deep Purple, Hawkwind, Stray, Free, Wishbone Ash, tocaron allí. En 1971 se vio reducido a cenizas tras un misterioso incendio.

Rod Stewart recuerda:

“Eel Pie Island fue un gran oportunidad para mí, un antiguo, húmedo, salón de baile, justo en el medio del río Támesis al que se accedía a través de una pasarela de madera desvencijada. Pero sentías que te estabas dirigiendo algún lugar verdaderamente exótico”.

VUELVE ROD "THE MOD" STEWART EN EL DOCUMENTAL "ROCK ´N´ROLL ISLAND"

Una mirada interior al Eel Pie

Un sitio que de algún modo lanzó, dio a conocer a Rod Stewart, y que los cineastas Cheryl Robson y Helen Walker han decidido recuperar. Un lugar en el que, según Rod, “tenías la sensación de que cualquier cosa podía suceder”.

Y recuerda como a los 18 años le llevó por primera vez su amiga Sue Boffey, amiga a su vez de una tal Chrissie, que quería que ambos vieran actuar en directo al grupo de su novio.

Chrissie no era otra que Chrissie Shrimpton, y su novio era .

“La noche que vimos a Mick con los Rolling Stones, todos se sentaron en taburetes, vistiendo cardigans y cantando números de blues. El cantante podía mantener la atención de la sala, y recuerdo pensar que la banda era genial. Pero yo tenía la sensación de que yo podía hacer eso. Yo podía entretener a algunas personas por ahí con una guitarra en la playa, así que ¿por qué no subir de nivel y cautivar a un público en el escenario?”.

VUELVE ROD "THE MOD" STEWART EN EL DOCUMENTAL "ROCK ´N´ROLL ISLAND"

Rolling Stones en jazz

Por entonces, Rod hacía de todo un poco, empleos modestos, poco remunerados, enmarcador de imágenes, incluso medidor de parcelas de tumbas en el cementerio de Highgate, parcelas que marcaba con cuerda. Así que, lo de ver a Jagger en escena no sólo le cautivó sino que le sirvió de acicate para intentarlo.

“Estaba densamente poblado por locos de la música, estudiantes de arte y chicas guapas con vestidos cortos. George Melly [viejo cantante británico de jazz] dijo una vez: “Podría ver el sexo saliendo de Eel Pie Island como el vapor de una tetera”. Para mí, fue el lugar en el que comencé a entender el poder del rhythm and blues”.

A Rod siempre le había gustado la música, pero venía del folk, del mundo beatnik (guitarra, petate y trenka con símbolo de la paz a cuestas) pero su vida cambió después de otra nueva visita a Eel Pie Island en la que conoció a Long John Baldry.

VUELVE ROD "THE MOD" STEWART EN EL DOCUMENTAL "ROCK ´N´ROLL ISLAND"

Rod “the beatnik”

Pero antes, cuando Stewart trató de mostrar lo que había aprendido en una audición, fracasó. Fue en una audición organizada por el gran productor Joe Meek (“Telstar”, “Johnny Remember Me”, “Just Like Eddie”, “Have I The Right?”, “Crawdaddy Simone”).

“Meek era un tío intimidante con traje y corbata, que lucía un magnífico tupé rockero y tenía un estudio en un apartamento de tres pisos encima de una tienda de artículos de piel en Holloway Road”.

“Cuando terminé de tocar y cantar, Joe salió, no dijo una palabra, me miró directamente a los ojos y soltó un largo abucheo. Cogí mi abrigo. Esa fue mi primera crítica oficial”.

VUELVE ROD "THE MOD" STEWART EN EL DOCUMENTAL "ROCK ´N´ROLL ISLAND"

Joe Meek antes de su trágico final

Pero al poco llegó el momento crucial para Rod. Mientras estaba en la estación de tren de Twickenham camino ya a casa. Rod soplaba su armónica en el andén (“el riff de Howlin Wolf de “Smokestack  Lightnin’, un número de blues”) cuando Long John Baldry, le observó y se acercó para conocerle.

“La historia de cómo él me descubrió en un banco de la estación de tren es absolutamente cierta. Él fue el que me dijo que podía tocar, y me convertí en cantante e intérprete. Viajamos en el tren y me dijo que él se estaba proponiendo relanzar su banda como Long John Baldry and The Hoochie Coochie Men. Quería que me uniera por 35 libras a la semana, una fortuna en aquellos días”.

Rod le dijo que primero tenía que preguntarle a su mamá. Y efectivamente Long John visitó a los padres de Rod a su tienda de Archway. Baldry ya tenía una reputación sólida en los circuitos de blues londinense (había cantado con Alexis Korner y Cyril Davies) y, aunque los padres de Rod no tenían ni la menor idea de quién era, John dijo que cuidaría de su Roddy. El joven talento en ciernes pasaba de ser rechazado artísticamente por un gay (Meek) para ser apoyado incondicionalmente por otro (Baldry).

Y de ese pacto surgió The Hoochie Coochie Men, que fueron la antesala de una de las bandas más rabiosamente mod de la historia: The Steampacket, cuando Rod y Long John unieron fuerzas a la cantante Julie Driscoll y al organista Brian Auger.

VUELVE ROD "THE MOD" STEWART EN EL DOCUMENTAL "ROCK ´N´ROLL ISLAND"

Rod, Long John, Julie, Brian: The Mod Packet

Ni los Hoochie Coochie, ni Steampacket tuvieron mucho éxito discográficamente hablando, pero recorrieron tocando todo el país, fueron regulares del Eel Pie Island, y sirvieron de tarjeta de presentación para un joven Rod Stewart, que dejó de ser un desconocido.

Y Rod, de 70 años, nunca se ha olvidado de su valedor, el gran John, fallecido en 2005 a los 64 años:

“Long Jon Baldry es mi héroe. Todavía llevo una fotografía suya”.

El fue quién le empezó a presentar en escena como Rod “the Mod” Stewart.

“He tenido la suerte en general, pero uno de mis más grandes momentos de suerte fue en Eel Pie Island en los primeros sesenta, el momento adecuado y el lugar correcto”.