Fall-Out-Boy-Save-Rock-and-Roll-2013-1200x1200

Portada del quinto album de , el grupo de Illinois

Para empezar no me gusta nada la portada. Es una equivocación. Demuestra muy a las claras que el grupo desconoce absolutamente la problemática actual de Myanmar, con una cruenta guerra entre los budistas y los islamistas.

Estoy casi seguro que esta foto es de la vieja Birmania. Y sólo les parece irreverente, como el “culo, caga, pis” de los grupos de los college americanos, que empezaron con Green Day.

Justifica una de mis teorías de que las nuevas generaciones provienen de los videojuegos, una sociedad hueca culturalmente. La educación es vergonzosa en la “high schools” americanas. Un pozo de incultura sin fondo.

Cuando los Stones hicieron ‘Sympathy for the Devil', Mick Jagger era poco menos que un intelectual, embutido en los libros que su novia Marianne Faithfull le recomendaba, como ex-esposa del propietario de una librería como Indica, la misma que solía acudir Paul Mc Cartney y donde John Lennon conoció a una artista de vanguardia llamada Yoko Ono.

Son otros tiempos. Lo acepto. Dudo que Patrick Stump y compañía estén interesados en el mundo de la intelectualidad, de los libros que ya no se leen. Ellos mismos dicen que son pop-punk. Eso yo no sé lo que es en la escala musical.

Aún así, el album tiene una fuerza, una vitalidad musical extraordinarias. Sólo hay que oír el tema estrella, el primer tema del album, llamado ‘The Phoenix'. El mejor.

Posee una gran cantidad de adrenalina, pero no es rock and roll. Es música americana del siglo XXI, con unas claras influencias de los grupos pop como Backstreet Boys, New Kids on the Blocks, etc más algo de Usher, de Kanye West.

Es más música americana negra de pop, más cercana a Nelly Furtado, Justin Timberlake, que a un grupo de rock como The National, Local Natives etc. No son tampoco MGMT  en vanguardia. Ya quisiera.

Hay otros temas interesantes como ‘Where did the party go' y la melodía y explosión de ‘Just One Yesterday', con la cantante Foxes.

Las aportaciones de Courtney Love en ‘Rat a Tat' y de Elton John en ‘Save Rock and Roll' son estúpidas, torpes y no viene a cuento.

Elton John parece con su voz un abuelo que canta con sus nietos. Lo podía ser genéticamente. Hasta el título es ridículo.  Si Fall Out Boy van a salvar a rock, entonces los Grateful Dead no han existido nunca.

Además, no es rock. hay abuso de música programada, demasiada. Son las probetas de la música de Pro-Tools. Demasiada compresión digital, demasiada explosión banal. Poca consistencia. Poca médula musical.

En iTunes: Save Rock and Roll – Fall Out Boy

En Amazón: Save Rock & Roll