Más de dos meses de post-producción para el video más comercial del año, Princess of China de Coldplay o la historia de amor entre Chris Martin y Rihanna.