Desde luego, el video es muy superior al gran error que ha cometido James Murphy con Love is lost de David Bowie.