QUE VERGUENZA DE TVE Y DE LOS DEPORTISTAS EN LONDON 2012

La patética aparición de Pet Shop Boys en la ceremonia de clausura de London 2012

España ha sido una vergüenza en Londres 2012. Patética. Salvada la actuación irregular de la selección de baloncesto, el resto de deportistas, incluidos los comentaristas de TVE  ha sido del más apabullante ridículo, a la altura de como se encuentra esta España nuestra. Medallas en deportes insignificantes. Ridículo.

Pero lo peor ha sido TVE, esos personajes tan lamentables como Paloma del Río, que hizo el rídiculo más estrepitoso. El más insoportable desprestigio en la ceremonia de inaguración y también en la de clausura. Era como  una vieja -sobre todo, de mente- insoportable, ridícula despreciando a Paul McCartney, constantemente hablando encima de la musica, también con Artic Monkeys. No tiene ni idea de nada. Una absoluta inculta. Es increíble, no sé ni como la dejan hablar, porque la voz es desagradable, nasal, gangosa. No nos lo podemos creer.

Con Artic Monkeys, Paul McCartney, Ray Davies, Pet Shop Boys, Muse, etc sólo hizo burlarse y tener muy poco respeto por la música y por los sensacionales espectáculos ingleses. Y, deportivamente, tratar de vitorear una actuación española absolutamente, escandalosamente, mala.

Claro que el comentarista de baloncesto estaba también al día. Sale Condoleezza Rice en pantalla y dice que es Michelle Obama. Y se queda tan tranquilo. Ha sido un pésimo comentarista en todos los partidos de baloncesto. Ni queremos recordar su nombre.  O la Luna, la luna de Valencia, que llamaba “matao” a cualquier deportista español.

María Escario ha sido otra especie de escándalo. No ha dado una. Y sigue por su amistad con la vicepresidente del anterior gobierno.  Es una ridícula, que se le nota excesivamente su sexualidad para mal, con unos comentarios deportivos increíbles y que también despreció a Paul McCartney, a todos en música, de los que aparecieron en la ceremonia de apertura. Esperpéntico.

Es que nos acordamos de cosas y tenemos que pellizcarnos para creerlo. ¿Es posible que estos ocurra en un país europeo o en una república bananera?

No me puedo creer que tantos periodistas deportivos sean una panda de salvajes ignorantes, incultos y a la altura del desarrollo cultural de este país.

Ni en los tiempos de Franco he visto a un país que, simplemente, se ha convertido en  un puro disparate.