kanye-west-s-alleged-yeezus-cover-art-deemed-blasphemous

Esta es la portada que quería lanzar con su album Yeezus. La compañía le disuadió, pero era el estado mental de Kanye , que se creía dios en la música.

Siento decirlo. ¡vaya decepción con “Yeezus”, el nuevo album de !. Es un album repleto de megalomanía, de egocentrismo, de narcismo de tercera división, de anti racismo superficial, de víctimismo porque cree que es un dios o un genio incomprendido.

Pero, en realidad, lo que es el album es un remedo de circunstancias musicales, de trozos musicales como impuestos, sin encajar, con poco  o insuficiente del genio que siempre admiramos.

Salvo los temas ‘Blackskinheads' y ‘Hold the liquor', el resto tiende hacia la autosuficiencia. Aún así ‘Blackskinheads' es hasta cierto punto ridículo en su rap, pero estructurado con la base de Rock and roll pt2 de Gary Glitter.

‘Hold the liquor' es el que mejor desarrollo armónico tiene de todos los temas. Pero, por ejemplo, ‘I am god' es de una pretenciosidad, de un infantilismo rayano en la soberbia más aguda.

Kanye West no llega intelectual ni mucho menos. Y mucho menos puede jugar a ello. Cuando se lo hace es ridículo.

Como decía un crítico americano que lo conoce muy bien, Kanye ha llegado a creerse un genio de la música,  millonario y  negro. Simplemente, lo de ser negro no lo lleva bien, porque ha descubierto que ni con los millones alcanza el status de un rico blanco famoso y millonario.

Esa sensación le ha llevado al desencanto y a la decepción más profunda con la sociedad norteamericana. Algo parecido le pasó a Michael Jackson y llegó hasta la paranoia de hacerse blanco, a través de un proceso arriesgado con la melanina. Kanye West es rico, excepcional músico, pero negro, al fin y al cabo. No lo puede tolerar. En eso lleva razón.

Incluso ha manejado poco el “auto tune” y mal, como en ‘Blood on the sleeves'. Musicalmente, no hay grandes adelantos de vanguardia, como en sus álbumes anteriores. Sólo los cambios radicales, con los samplings.

Mi decepción es mayúscula, porque lo tenía como el numero uno en el mundo de la música. Desde ese punto de vista es un album que me llega a desilusionar.

Pero, de todas formas, hay guiños a la calidad, a la diversidad musical que aguanta la personalidad de un genio demasiado creído en esta ocasión.