Vanessa Paradis ya ha dejado en manos de sus abogados el divorcio con Johnny Depp, tras 14 años de matrimonio y dos hijos. Depp fue el gran consuelo de Vanessa tras dejarla Lenny Kravitz, después de una relación tórrida de más de un año. Vanessa no quiere dejar la mansión de Los Angeles, donde pasaba más tiempo la pareja, aunque tienen casas en París y las Bahamas.