Universal se gastó una fortuna en la presentación del nuevo álbum de , en los estudios Hensen, los viejos estudios de Charles Chaplin. Incluso hubo parodias de cabaret con Dave Lee Roth, sólo para dos centenares de periodistas y vips en Los Angeles.