Las cuentas están claras. Citibank, el banco americano que controla la tarjeta Visa en todo el mundo, le vendió la al estúpido Guy Hands de Terra Firma por 4.200 millones de dólares .Vendía la división discográfica -Emi Records- y también la disivión editorial- EMI PUblishing- .

Terra Firma no pudo pagar ni los intereses del prestamo al comprar EMI y el banco se quedó con ambas empresas.

Ayer, el banco americano vendió a Records, que es propiedad de Vivendi- gran empresa en aguas fecales- la división discográfica de EMI, que incluye a los Beatles, Pink Floyd y  por 1.900 millones de dólares.

Nadie sabe el nombre que adoptará. Dicen que Universal-EMI, aunque lo más probable es que se quedará, simplemente, como UNIVERSAL RECORDS.

Dice Lucien Grainge, que es el ejecutivo jefe de la división de discos, que la sede seguirá estando en Europa , en Londres, porque él se siente muy inglés.

No me lo creo. ¿Donde está ahora Grainge?. En Nueva York. Allí acabará también  la central de la EMI.

Se dice que miles de puestos de trabajo caerán con esta compra, con esta fusión, como suele suceder en estos casos. Sólo Impala, la sociedad de sellos independientes, puede salvar que la Comunidad Europea de el visto bueno a la compra.

Que Dios nos pille confesados, como se dice vulgarmente.