Esta entrevista se la hizo JULIAN RUIZ  en el regreso de Motley Crue .

es griego, ateniense de nacimiento. Pero eso fue un accidente. Se ha casado tres veces y tiene dos hijos. Los dos con Pamela Anderson, tras una turbulenta relación que duró cinco años. Tommy Lee es la gran estrella de los excesos en el mundo del rock.

A pesar de su fama de escándalos , Tommy Lee parece una persona muy humana, indolente ante una situación en la que se declara víctima. Cuando Pablo, nuestro fotógrafo, lo puso en la cama, se negó a quitarse la camiseta. Queríamos que enseñase sus tatuajes. Al final, accedió. No sabe decir que no, aunque es probable que sea la primera vez en su carrera que posa de esta forma para una revista.

“¿Puedes ver este tatuaje en la parte izquierda de mi cuello? Son los labios de Mayte, la ex mujer de Prince. Cada tatuaje tiene una historia. Historias algunas de ellas incontables, pero muy vividas”.

Tommy Lee ha estado en Madrid, actuando con su grupo, Motley Crue, en una gira mundial y multitudinaria a la que han llamado ‘Carnaval de los pecados'.

Motley Crue ha sido el grupo número uno en drogas, groupies, escándalos, perversiones en toda la historia del rock. Hasta tal punto que dejaron a los Rolling Stones como unos pobres pervertidos.

“Todo el mundo piensa que hemos vuelto a reunirnos para ganar dinero. Pero no es cierto del todo. A veces sientes mucha nostalgia de lo que hacíamos musicalmente. ¿Los excesos? No, ya no. Somos chicos buenos. Aunque jamás perderemos nuestra actitud de perversidad en el mundo del rock”.

Tommy Lee asegura que mantiene una buena relación con su tercera esposa, Pamela Anderson, aunque estuvo en la cárcel cuando le condenaron por publicar aquel vídeo porno de su luna de miel con Pamela.

“Ella es una gran madre y una buena mujer. No fue todo tan malo en nuestro matrimonio. Y ahí están nuestros dos hijos, Brando y Dylan. Sí, mucha gente cree que les he puesto esos nombres por Marlon Brando y Bob Dylan. Pero no es cierto. Son otras historias que sólo Pamela y yo conocemos. Ella siempre será mi amiga y la madre de mis hijos. Me equivoqué en lo del vídeo, pero mi vida, como la de muchos, gira sobre un pene”.

En realidad, no se contradice, porque su fenomenal autobiografía, Tommyland, que ha sido un pequeño bestseller en Estados Unidos, tiene en muchos de sus capítulos a su propio pene como narrador de la historia, como su álter ego.

Su última tórrida historia de amor, drogas y perversiones la  protagonizó con Mayte, que, casada con Prince, tuvo que divorciarse porque perdió a su hijo.

Me lo he pasado muy bien con Mayte. Como es de Puerto Rico, es una mujer muy diferente de todas las americanas. ¿Qué es lo que he aprendido de ella en castellano? ‘Chúpame la pinga’, por ejemplo. También me ha dado a conocer lo rico que es el queso manchego y esa especie de carne curada. ¿Cómo se llama? Jamón, eso es. Muy rico. Y espero ir algún día a Marbella, a la casa que Prince le regalo a Mayte”.

Asegura que no fue culpable en absoluto de que se ahogara uno de los amigos de sus hijos en la piscina de su casa, en una fiesta de cumpleaños, aunque le costara ir a la cárcel por segunda vez.

“Siempre es igual. Tienen ahí a Tommy, el pervertido, la cabeza de turco perfecta para justificar sus frustraciones. Me da igual. Sigo vivo”.