Plásticos y Decibelios

Anuncios

UNA ENTREVISTA A CHRIS BLACKWELL, CREADOR DE ISLAND RECORDS

Bob Marley: recomendaciones

Bestseller No. 1
The Complete Island Recordings (Edición Limitada)
The Complete Island Recordings (Edición Limitada)
Bob Marley- The Complete Island Recordings; The long-awaited CD version of the iconic Complete Island Recordings `Zippo' LP box
20,91 EUR

Chris Blackwell es el fundador de Island Records, uno de los sellos discográficos independientes más grandes e importantes de la historia. Ha producido y lanzado álbumes de artistas de renombre mundial como Bob Marley, U2, Cat Stevens, Robert Palmer o Traffic, entre muchos otros. Y todo ese éxito comenzó con el consejo de un adivino jamaicano…

Las nuevas memorias de Blackwell, “The Islander: My Life in Music and Beyond” (escritas con Paul Morley), revisan las historias que hay detrás de algunos de estos músicos y su relación con Island Records.

The Islander: My Life in Music and Beyond - Kindle edition by Blackwell, Chris. Arts & Photography Kindle eBooks @ Amazon.com.

Anuncios

Blackwell, nacido en Londres pero criado principalmente en Jamaica, ya trabajó en una amplia gama de labores cuando era joven: administración de bienes raíces, distribución de discos y como asistente de producción y buscador de locaciones para una película de James Bond en 1962.

Después de que terminó el rodaje, el productor Harry Saltzman le ofreció un trabajo a tiempo completo. Incapaz de decidirse, Blackwell visitó al adivino. “Las cartas no mienten”, recuerda Blackwell que le dijo. Decidió quedarse en la industria de la música.

Décadas más tarde, muchos considerarían a Blackwell como el hombre responsable de introducir la música reggae en el mainstream a través de su pequeño pero poderoso sello, que además creció para albergar a algunos de los nombres más influyentes de la música rock y pop.

Ultimate Classic Rock ha hablado con el legendario productor sobre algunos artistas clave del famoso sello:

Island Records

  • Creo que probablemente mi sección favorita del libro es la de Nick Drake, que siempre ha sido un personaje muy oculto en la historia de la música. Es una pena que no haya recibido mucho reconocimiento cuando vivía.

Blackwell: Bueno, hay una tristeza general porque es un genio tan suave y gentil, en cierto modo, ¿sabes? Cuando lo conocí por primera vez, vino a verme, para ver si podría estar interesado en ficharlo. En ese momento, él estaba en la universidad, y en ese momento, yo estaba justo en medio de una especie de hard rock ‘n’ roll, que era Traffic, que se había convertido, ya sabes, en algo realmente bastante fuerte: Steve Winwood era el cantante principal, y otra banda llamada Spooky Tooth. Pero yo estaba más en el tipo de heavy, como el rock ‘n’ roll, y Drake era muy amable. Le dije que me gustaba mucho, que me gustaba mucho su música, pero que no sentía que realmente pudiera ayudarlo en ese momento, ya que estaba muy concentrado en lo que estaba haciendo. Le dije: “Pero vuelve en seis meses”, ¿sabes? Y volvió en seis meses, y nada había cambiado mucho en seis meses. No es que no pensara que tuviera talento; estaba claro que tenía talento. Era realmente especial, solo su aura.

Sin embargo, Drake acabó fichando por Island a los 20 años y sus tres álbumes se los lanzaron ellos, aunque ninguno tuvo en su momento mucha notoriedad se acabaron convirtiendo en clásicos del folk británico.

♫ EN RECUERDO DE NICK DRAKE, HOY QUE TENDRÍA 73 AÑOS | PyD

  • En el libro, cuando describes cómo conociste a Bob Marley y los Wailers por primera vez, mencionas cómo viste de inmediato que tenían potencial, pero que muchos de tus colegas de Island pensaron que estabas loco por firmar con un grupo que nunca habías escuchado en directo, y que no encajaba como grupo tradicional de “rock” o “pop”. ¿Qué viste en ellos y su música que te hizo apegarte tanto a tu instinto?

Sabes, comencé con la música jamaicana. El primer disco que produje fue en Jamaica, un cantante que escuché en un concierto, y al final del concierto, fui detrás del escenario y dije: “Creo que eres fantástico. Me encantaría grabarte”. Nunca había grabado antes y dijo: “Me encantaría hacer eso”. Y luego otro tipo estaba parado cerca y dijo: “Bueno, ¿y yo? Me encantaría hacer eso”. Y luego otra persona dijo: “Me encantaría hacer eso” [Risas]. Así que terminé grabando a tres artistas diferentes que estaban apegados al ritmo jamaicano y a la sensación jamaicana, y los tres primeros llegaron al número 1. Tuve, ya sabes, tres discos en el Top 5. Entonces, así es como comencé, y ese es mi conocimiento básico o conjunto de habilidades, o lo que sea.

  • Parece que tenías mucha fe en tu elección en ese momento, incluso si la atmósfera que lo rodeaba (la industria discográfica, la industria de la radio, tus colegas) no era necesariamente tan fiel.

Sí, bueno, para la situación de los Marley, cuando llegaron los Marley, llegaron de regreso, tratando de regresar a Jamaica. Se habían quedado varados porque su mánager los había enviado a hacer un trabajo en Escandinavia y eso realmente no funcionó muy bien, y volaron de Escandinavia a Londres, pero no tenían el pasaje aéreo para regresar a Jamaica. Así que en realidad, estaban allí para verme, para ver si podía ayudarlos a regresar a Jamaica, y tal vez podrían hacer un disco para mí o algo así. Así los conocí por primera vez, pero sentí que eran muy carismáticos, los tres. Sentí que, ya sabes, podía hacer algo para ayudarlos de alguna manera, guiarlos, porque mis raíces eran la música jamaicana. Así que sabía el idioma. Entendí muy bien esa música.

  • Luego está lo opuesto a eso: escribes más adelante en el libro sobre tus primeras impresiones de U2 y que “si les hubiera escuchado en una cinta demo, ¿qué habría pasado”. Pero los viste tocar en directo en un pequeño lugar, y viste la energía de Bono y la actitud de todo el grupo y decidiste ficharlos. ¿Puedes hablar un poco de eso?

Entré al club, y probablemente había unas 10 personas, y luego llegó la banda y se amplió a unas 15 personas [Risas]. Así que no es que fueran muy conocidos ni nada por el estilo, sino que era solo un club que su manager montó para que yo pudiera escucharlos. Cuando los vi tocar y su pasión, realmente comencé a sentirme diferente desde el principio. Luego, más tarde, mientras escuchabas otras canciones, esa misma pasión estaba realmente allí. Pero también, muy importante, era el hecho de que tenían un mánager, alguien que realmente vestía traje. Siempre fui bastante descuidado con solo chancletas y demás, pero él estaba allí con un traje. En el caso de U2, me impresionó mucho este pequeño club, con quizás 17 personas [y] este hombre, muy bien vestido y muy claramente un hombre de negocios serio. Pensé: “Guau, bueno, si él está allí para hacer esto. Puedes ver su impulso y su pasión por lo que estaban haciendo”. No sentí la música personalmente, porque, de nuevo, mis raíces estaban en la música jamaicana y eso tiene que ver con el bajo, la línea de bajo, ¿sabes? Y en su caso, era más la guitarra de rango alto y cosas por el estilo. Así que realmente decidí, sin ninguna duda, ficharlos por las razones que acabo de contar: un mánager y su pasión.

  • ¿Ha habido momentos en tu carrera en los que, si tuvieras la oportunidad, regresarías y los manejarías de manera diferente?

Sí, habría uno o dos. Ya sabes, a veces puede haber un grupo de personas que quieren hacer lo suyo. Entonces, el bajista quiere tocar una sensación diferente a la que está haciendo el guitarrista, ese tipo de cosas. Eso es algo que podría pasar muchas veces. Pero luego, por otro lado, cuando había una banda en la que simplemente estaban unidos, que cada uno sabía cuál era su papel y lo interpretaban, entonces sentías que eso era algo que realmente podía triunfar.

  • Algo que me llama la atención en el libro es la relación que tuviste con muchos de los artistas con los que trabajaste. Parecía haber un sólido nivel de confianza y comprensión entre las dos partes. ¿Por qué crees que fue?

Porque yo confiaba en ellos. Realmente confié en ellos. Creo que si alguien ofrece confianza, ya sabes, siempre que sea honesto [risas], eso es lo mejor que puedes tener, porque tienes una relación laboral en la que puedes decirle a la persona: “Creo que podrías hacer eso un poco mejor” o “Podrías hacerlo un poco diferente”. Pero lo estás haciendo por ellos; no lo estás haciendo por ego. Lo estás haciendo por querer ayudar con alguna orientación. Si no sienten eso, entonces también tienen razón. Si les das alguna orientación y no la sienten, no necesariamente deberían aceptarla.

close

NO TE PIERDAS UN INSTANTE

Recibe una vez al día la newsletter con todas las novedades de la web

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

UNA ENTREVISTA A CHRIS BLACKWELL, CREADOR DE ISLAND RECORDS

¿Quieres acceder a todo el contenido? ¿Quieres menos publicidad? HAZTE SUSCRIPTOR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.