Imagen relacionada

Expertos en música han llevado a cabo una curiosa investigación sobre los números 1 navideños para determinar qué hace que un éxito festivo sea seguro.

Para ello han analizado todos los números uno navideños de los últimos 50 años, y una de la principales conclusiones a las que ha llegado el sello discográfico Ostereo es que »Always On My Mind» de Pet Shop Boys, su versión del clásico de Elvis, es la más cercana a ser el número uno más característico y definitivo.

Según la investigación, es más probable que una canción se sitúe en lo más alto de la lista de Navidad si tiene una duración de tres minutos y 57 segundos, en clave de sol mayor, con una velocidad de 114 bpm (pulsos por minuto) y esté interpretada por un artista en solitario de 27 años.

También el estudio se ha encontrado con el ligero detalle de que casi la mitad de los números 1 analizados eran versiones. Además casi todas las canciones no hablaban sobre la Navidad, y muchas de ellas eran baladas.

‘Always On My Mind’ de 1987 tiene la clave y la longitud ideales, ser una versión también funcionó a su favor. Eso sí, a pesar de tener algunas de las características de la «fórmula infalible», ‘Always On My Mind’ la interpretó un dúo, no un solista, la edad media de ambos en aquel momento era de 31 años y medio, y es algo más rápida que el canon establecido por el estudio: 125 bpm.

Hay que recordar que hace cuatro años «Always in my Mind» de Pet Shop Boys fue elegida como la mejor versión de la historia por los oyentes de BBC Music.

Resultado de imagen de pet shop boys christmas

En un comunicado de prensa Howard Murphy, fundador de Ostereo, no lo ha querido reducir todo al número frío, pero ha dicho que puede servir de guía:

«Creo que estamos muy lejos de un número uno navideño generado por algoritmos, pero ciertas características hacen que una canción sea más probable que triunfe en las audiencias navideñas».

«No puedes convertir una canción corriente en un éxito en cualquier época del año, por lo que añadir campanas de trineo a una canción de Navidad no marcará la diferencia si la canción no es genial. Por ejemplo, sin las campanas de la iglesia al final, «Stay Another Day» de East 17 sigue siendo una gran canción, pero no es una canción de Navidad».

«La instrumentación inteligente puede mejorar la sensación festiva de una canción y, por lo tanto, su éxito durante el período navideño».