Así era David Jones en 1964, antes de cambiarse a Bowie, un joven beatnik amante del jazz y el blues americano y el de los ingleses The Pretty Things.