Este es el tema central del nuevo disco postumo de Johnny Cash, que mucho no tememos que no será el último . El director John Hillcoat, que ha trabajado con Nick Cave, se ha encargo del montaje, con material que se cree que se iba a utilizar para esta canción cuando Cash estaba todavía vivo.