64gilmour

Hasta para el mismísimo David Gilmour la muerte de Rick Wright  fue un suceso inesperado, triste y hasta inoportuno, porque sucedió cuando Gilmour promocionaba su álbum “Live in Gdansk” o el testamento de Wright como músico.

“Ese día, el 26 de agosto del 2006, es la última vez que Rick tocó en público. Ya nunca más”

, sentencia con cierta solemnidad Gilmour.

”Nadie sabía en esa época que tenía cáncer. Ni él mismo”

, aclara un apenado Phil Manzanera, que ha sido el encargado de elegir la actuación de Gdansk como la ideal para el álbum.

Richard Wright hizo realmente su “ última gran actuación en el cielo”. Murió en su casa de Kessington, devorado finalmente por un inapelable cáncer de púlmon.”Sí, ya sé, fumo demasiado. Algún día lo tengo que dejar”, me decía el propio Rick, fumando pitillo tras pitillo, en un almuerzo en el restaurante del hotel Santa Mauro cuando vino a Madrid a presentar su último álbum en solitario.

En los últimos meses de su vida, Rick se había centrado en su “hobby” favorito: navegar con su barco de vela por las aguas de las islas Pitusas. Sobre todo ,en Formentera, isla que descubrió a finales de los años sesenta cuando grabaron la banda sonora de la película “More”.

“Allí es donde se sentía más libre, en el mar”, recuerda David .”Incluso todos creíamos que  en el mes de julio ya se había recuperado, gracias a la quimioterapia . Cuando yo estaba grabando con Enrique Bumbury en Figueras vino a visitarme”, recuerda Phil Manzanera. “Le ví muy bien. Creí que había podido en su lucha contra el cáncer”.

Pero la carrera contra el cáncer se precipitó a finales del mes de agosto hasta llevarle a la muerte el pasado 15 de septiembre. “No había nada que hacer. Ha sido uno de los sucesos más críticos en mi vida, porque Rick se lleva muchas cosas, muchos sentimientos, muchas esperanzas,ya no sólo por Pink Floyd. A mí mismo me pasa en ocasiones. Me creo que esos grandes iconos de los años sesenta como los Beatles, los Stones, los Who,los propios Pink Floyd van a vivir por siempre. Pero sólo es la música .las personas, no. Las personas nos morimos , aunque sean seres angelicales como Rick, que se ha llevado con él un trozo de mi vida” , recapacita David.

Rick se había separado hace un par de años de su tercera esposa Millie. “Siempre ha tenido un perfil de lobo estepario, de solitario empedernido. Prefería siempre su soledad en el mar” ,aclara Phil Manzanera

Gilmour apuesta por la calidad de Wright como músico. “Hay temas en “Live in Gdansk” que demuestran el trabajo exquisito de Rick como instrumentista. No sólo con los temas de Pink Floyd que tocabamos juntos, otra vez,sino en los míos propios. Todos los mejoró y no eran suyos. Esa era su bondad”, recalca Gimour.

Gilmour, una vez ganado el pleito a Roger Waters sobre la propiedad del nombre de Pink Floyd, volvió a ingresar el nombre de Wright como miembro oficial del grupo en 1988 . Un derecho que se lo había arrebatado Waters en la época de “The Wall”.

“Ya no habrá más Pink Floyd . Ni en directo ni en estudio ni en nada.Sin Rick ,ya no tiene ningún sentido. Nada más que siento tristeza, algo de amargura”, sentencia Gilmour.

Gilmour y el último miembro oficial de Pink Floyd, el batería Nick Mason , realizarán un tributo a Wright el próximo martes en el programa de Jools Holland, en la BBC. Quieren que uno de los temas sea “Astronomy dominee”

“No, no creo que venga Roger. Las cosas no están muy bien entre ellos. Se trata de un tributo personal de David a su gran amigo Rick. Eso es todo. Se grabará el martes en directo y el próximo viernes creo que lo emitirán en antena” , aclara Manzanera, que una vez más será el maestro de ceremonias de la banda de Gilmour.

Un Manzanera que, paralelamente, ya está preparando el nuevo álbum de Roxy Music.”He quedado con Bryan Ferry dentro de dos semanas. El nuevo proyecto de Roxy va a adelante. Tenemos ya quince canciones grabadas ,algunas de ellas con el mismo Brian Eno. Es muy buen material.

David Gilmour no sabe que va a ser de su carrera: “Ahora mismo no tengo ganas de nada. Quizá algún día vuelva a hacer otro disco”. Pero Phil Manzanera le anima “Siempre me tendrá a mí para tocar juntos. Para eso soy su vecino”.