Kendrick Lamar inició la gala de los Grammys, con Bono y The Edge como comparsas. Era una prueba de que todo el mundo de la industria  se había rendido al “hip-hop” horrible actual.