The Edge y Adam, la otra noche en Oakland

Danger Mouse no se siente muy contento tras trabajar largos meses con el material que le habían dado U2.

Se dice que más de 30 canciones terminadas o semi terminadas, con las que trabajó para cambiarles los “loops”, los tiempos o intruducir más ingredientes.

Se dice que Danger Mouse presentó unos diez temas terminados. Muchos de ellos fueron aplaudidos por la banda, pero otros no.

Peor fue la experiencia de trabajar con Red One. Por cierto, que  el marroquí Nadyr Khayat, el verdadero nombre de Red One, está indignado y con razón por las palabras que ha leido de Adam Clayton, cuando dijo que lo que hicieron con él no es lo adecuado. Palabras en el Rolling Stone.

Tiene razón el manager Paul mc Guinness cuando dice que no se puede morder más de lo que se puede digerir, una frase afortunada para centrarse en la actual gira, con tantos millones de por medio.

En definitiva, U2 quieren volver a los estudios, una vez más y trabajar en nuevas canciones, a su aire. ¿Volverán otra vez con Brian Eno y Lanois?.

Es algo evidente que cuando trabajan con productores al equipo habitual parece que los resultados nos les gustan nunca. Acuerdese la experiencia con Rick Rubin.