Adam Clayton , anoche , en el Rice- Eccles estadio de Salt Lake City

se convirtió una vez más el protagonista del concierto de , con casi lleno el estadio de Rugby, en el Rice-Eccles de Salt lake City. A pesar de las tormentas, el grupo irlandés tocó en una noche maravillosa, en la capital de Utah, la capital mundial de los mormones.

Bastante después de haber comenzado el concierto con ‘Even better than the real thing', Bono se acordó del cumpleaños de , por supuesto.

Bono incitó a las cuarenta mil personas que cantaran el ‘Happy Birthday'.

Luego, añadió varios trozos de ‘Love Rescue Me' -la colaboración de Bono-Dylan- a su versión de ‘All I want is you'. Y durante ‘Until the end of the world', introdujo algunas líneas del ‘Ring Them the Bells' de Dylan.

Pero lo mejor de todo fue cuando cantó ‘Blowin in the wind', antes de arrancar con ‘Where the streets have no name'.

Fue un sensacional homenaje de Bono y U2 al gran Bob Dylan. Por cierto, que Dylan cuenta en sus crónicas una magnífica noche de borrachera con Bono, cuando le convence de que Daniel Lanois debe producirle su próximo disco.