Bono y Adam anoche en Francfort

No sé si alguien tuvo la misma sensación. Me refiero a la legión de fans españoles que como uno mismo, estuvieron la otra noche en Francfort, viendo el segundo concierto de , en la teórica nueva revolución del grupo irlandés.

A mí me sonó, en muchas ocasiones, como si el grupo empezara de nuevo, como si hubiera existitido un antes y un después de la operación a Bono, que por cierto desafinó más de la cuenta y estuvo demasiado enfático y excesivamente burlesco.

¿A que viene eso de decir que se siente tan bien como un Mercedez Benz?. Chiste fácil, con publicidad incluida. Amén de la brocha gorda de agradecimiento que desplegó a troche y moche a la tecnología alemana.

A veces, no entiendo ni quiero entender a Bono, que parecía como si quisiera demostrar al mundo que se siente mejor nunca para que los bancos paguen el seguro de los problemas de la gira y el compromiso con Live Nation, con gente que no perdona ni una dólar.

Una vez más comenzaron con The Return of the Stringray Guitar'. Me gustó mucho como mezclaron Crazy Tonight' con Discotheque' y, por supuesto, agradezco que vuelvan temas imperiosos como Miss Sarajevo'. Y, lo siento, no me gusta nada, el nuevo tema dedicado a Glastonbury. Parece un remedo de “mano izquierda u “ostpolitik”.

Por supuesto, Bono que está en todo, dedicó Moment of Surrender' a las víctimas de Duisburgo, del Love Parade.

Así nos fuimos todos tan contentos, aunque uno mismo no está tan seguro. Extraña sensación con U2 en Francnfort, con una audiencia tan fría como la germana.

Abajo, ‘Glastonbury'.