Troye Sivan dice que no quiere ser un “icono gay” ya que hay muchas otras personas que deben  ser escuchadas primero antes que su propia música.