La pasión desorbitada de Nick Mason, el batería de Pink Floyd , siempre han sido los coches de carreras. Tiene dinero para ello. pero a sus 73 años , debe llevar cuidado. Su “vintage” McLaren se estrelló contra ese muro de hierba. Salió vivo.