brad-wilk-rage-against-the-machine

Brad Wilk, el inefable batería de asegura que el grupo  dió su último y definitivo concierto el Festival LA Rising hace tres años. Y no hay punto de retorno. Fue el final y ya está.

Preguntado Tom Morello sobre esa posibilidad, dijo que no conocía el futuro de la banda. Sus relaciones con el cantante Zack de la Rocha nunca fueron buenas. Por tanto, otra puerta más cerrada.

Es un triste final, casi sin aviso previo. Dejan cuatro álbumes, uno de ellos, el primero de 1992, una auténtica joya. El último fue “Renegades” de hace catorce años.

rage_against_the_machine-1075