Black-Sabbath

El legendario guitarrista de que continúa siendo tratado de un cáncer, está hecho un lío porque quiere hacer música nueva, pero declara que un disco nuevo podría suponer un revés, un “anticlimax” para el grupo británico.

considera que hacer la continuación de “13”, el primer disco con Ozzy Osbourne desde “Never Say Die”, ganador de tres premios Classic Rock, les va a suponer todo un problema.

“No sé si sería una decepción si escribimos otro álbum. No sé si sería buena idea después de este, ya que nos ha quedado tan bien. Estoy seguro que a todos nos gustaría hacer uno nuevo, pero yo no sé que pensar.”

Mientras tanto, Ozzy ha negado que su recaída en las drogas esté causada por el estrés relacionado con la reunión de Sabbath.

Había estado limpio durante siete años. El frontman pidió disculpas a los amigos y aficionados después de admitir que había caído en la trampa antes de la reunión del grupo.

“No fue Black Sabbath. Es mi enfermedad. Si no voy a las reuniones de Alcohólicos Anónimos me digo: ‘Puedes hacerte una rayita. Puedes fumar de eso, o lo que sea’. Soy mi peor enemigo. Un trago, un porro, una raya de cocaína, mi jodida vida de mierda está ahí. Mal asunto.”