Tom Morello ha planteado un interesante debate, si es posible o no separar la música de un artista o grupo de sus actitudes y política. En su opinión sí, y ha argumentando amar a Mötley Crüe y AC/DC, pero no a la “misoginia y adoración del diablo” que representan.

El guitarrista de Rage Against The Machine, Audioslave y Prophets Of Rage ha dicho que puede apreciar el trabajo de un artista sin necesariamente estar de acuerdo con sus acciones o todo lo que representan. Y ha puesto como ejemplos a sus “amigos” Kid Rock (de creencias republicanas) y Ted Nugent, conocido por sus polémicos puntos de vista sobre la homosexualidad y la raza. Se lo ha dicho a HardDrive Radio:

“Soy fan de la música de Ted Nugent y de Kid Rock y me gustan los dos como personas. Los considero amigos. Son personas con las que no estoy de acuerdo, pero ambas son personas buenas y decentes, y estoy orgulloso de ser amigo de ambos”.

“Yo era un gran fan de bandas como Mötley Crüe y AC / DC, y el contenido de las letras era súper misógino por un lado y una especie de cuasi adoración al demonio por el otro, y yo tampoco estaba por la labor de odiar a las mujeres o adorar al diablo, y aun así me encantaron esas bandas, fueron súper rockeras”.

Mötley Crüe, Rage Against The Machine, AC/DC

Morello también ha hablado de que a diario hay gente que se le acerca y le dice que le ha gustado las bandas en las que ha tocado por su agresividad y potencia rockeras. También por las ideas expresadas, que algunos casos cambiaron sus vidas.

“Lo escucho todos los días. Personas que se convirtieron en profesores universitarios o se convirtieron en abogados que defendían a las personas sin hogar o se convirtieron en antifascistas declarados, en parte porque se les presentó un conjunto de ideas que no existían en la cultura mainstream”.

Resultado de imagen de tom morello springsteen

Todo ello a través de un rock contundente, que es lo que para él más importa. Las ideologías e ideas van para él por detrás de la música.

“Esto no es una cultura universitaria. Amo a Noam Chomsky, pero no quiero derribarlo. Así que lo primero que tenemos que hacer es crear discos que te pateen el culo, hacer conciertos que te pateen el culo, y luego algunos de los que están en esa audiencia pueden responder al contenido lírico o ideología de la banda”.