TOM MEIGHAN, LIDER DE KASABIAN, ACUSA INTERNET DE MATAR A LAS ESTRELLAS DEL ROCK

TOM MEIGHAN, LIDER DE KASABIAN, ACUSA INTERNET DE MATAR A LAS ESTRELLAS DEL ROCKLa polémica está servida. El cantante de Kasabian asegura que Internet está matando realmente a cualquier estrella de rock emergente.

Asegura que la red, con tantas confidencias en las redes sociales, con tanto blog, con tanto despliegue de conocimiento, desvela demasiado la magia, el embrujo de un verdadero artísta, que al desnudarlo tanto, pierde toda su magia, su secretos, el llamado «polvo de estrellas».

Creo que no es del todo así. No creo que Internet perjudique a la estrellas del rock. De lo que debe quejarse y es lo que debe pensar es que internet y la piratería han recortado hasta las cotas más sorprendentes las ventas de las estrellas emergentes.

Tom se queja de que a pesar de ganar tantos premios, de crear una expectativas, de pensarse que es una estrella de rock, las recaudaciones han sido vergonzosas. Piensa que un estrella del rock es ahora tan pobre como un insignificante músico. Eso es lo que ocurre.

Pero echarle toda la culpa a Internet no resuelve el problema. Como siempre en la imaginación está la salvación.

Abajo, Kasabian con ‘Underdog’.
[ad#adsense-468×60]

Obten todas las actualizaciones en tiempo real directamente en tu móvil.

También podría gustarte
Sin comentarios
  1. visnuh dice

    Julián, no creo que estés muy acertado en eso de que la pirateria (como tú la llamas) haya recortado a números ínfimos las ventas de las estrellas emergentes. Muchas de ellas han dejado de ser «emergentes» para ser estrellas de pleno derecho gracias a las copias y a internet. Sólo por poner un ejemplo: ¿cuanta gente iría a los conciertos de Russian Red si no fuera porque se han descargado el disco antes? Muchos, muchísimos artistas hoy día están donde están y son quienes son gracias a internet y gracias a «la pirateria». Le pese a las discográficas lo que les pese. Aquí los únicos perjudicados son los que nos cobraban 2000 pesetas o 18 euros por una copia de un cd que cuesta realizar en casa 30 centimos. Cierto, la musica y el trabajo que se realiza en ella, hay que pagarlo, no podemos ir, como dicen ellos «de gratis total», pero ya está bien de que nos vendan esos «si esto sigue así los músicos nos morimos de hambre». De hambre se están muriendo en Haití y gente que lleva un año y medio sin cobrar un duro por que no tienen ni trabajo ni cobran el paro, pero estos, de lo que realmente se quejan es de no poder comprarse otra casa en la playa u otro yate. Que sí que están en su derecho, que se pueden gastar el dinero que deberían ingresar en lo que quieran, pero que no nos vendan mentiras al menos. Nos quieren vender que una descarga es una venta menos, pero eso, TODOS lo sabemos, es la mentira mas grande que se han podido inventar. Hay gente que ni compra ni ha comprado un disco en su puñetera vida. Hay otros que compran y descargan y otros que sólo compran originales. Somos muchos los que hemos comprado discos después de haberlos descargado y haber decidido que merecía la pena tenerlos en original. Discos que jamás hubieramos comprado si no los hubieramos escuchado antes. Así que si quieren seguir diciendo que es malo el descargar antes… Además, esto ha existido toda la vida, ¿o ya no nos acordamos de las TDK virgenes?
    Parece que todo el mundo está de acuerdo en que es un abuso lo que se hace con los intermedirarios de los productos agrícolas, que es una injusticia que haya productos en las tiendas con un incremento de un 300 por cien en sus precios, pero es que esto de la música es exactamente lo mismo. Sinceramente, me alegro de que las discográficas se estén arruinando. Más vale que se vayan poniendo las pilas y vayan pensando en otro negocio, al fin y al cabo son ellos los que s evan a morir de hambre, no los artistas. Al final sobrevivirá ese artista completo que tnato alabas, Julián, ese que compone, toca y canta lo que compone.

  2. Javier dice

    En mi opinión, más allá de fenomenos minoritarios, internet está claramente perjudicando a los artistas. Puede que haya gente que primero descargue y luego compre, pero lo mayoritario es que la descarga suple a la compra. Es el signo de los tiempos: la pérdida de valor de la música en nuestra sociedad es palmaria.
    Por tanto, no estoy nada de acuerdo con el comentario anterior. Se sigue insistiendo en que la música es cara, cuando los CDs apenas han subido de precio, o no han subido en absoluto, desde que se popularizaron a principios de los 90. Actualmente se pueden encontrar verdaderas obras maestras de la música popular a 5 o 6 euros, un precio que me duele por lo bajo que es. Hay otros muchos productos que sí son realmente caros, pero, al parecer, sólo nos fijamos en los precios de la música.
    Y tanto alegrarse del hundimiento de las discográficas, cuando el verdadero capital lo representan hoy en día las empresas de telefonía e internet, a las que todos estamos sometidos, y no las discográficas.
    Tengo mis dudas sobre el futuro de las tiendas de discos (aunque creo que yo no veré su desaparición, y espero vivir bastantes décadas más), pero estoy seguro de que el disco físico pervivirá, y los que lo apreciamos podremos seguir disfrutando de él pese a los adalides de internet, los mp3 y demás pacotilla.

  3. Marco Bernal dice

    ¿Y qué diría de todo esto el señor Frank Zappa? En fin, imagino que sería más interesante escucharlo a él que al líder de Kasabian pero ya no quedan muchos como Frank.

  4. mg dice

    Pero si es que esto es agarrarse a un clavo ardiendo! Acaso Kodak la ha liado tanto como las discográficas cuando se han dejado de vender carretes de fotos? No lo que han hecho ha sido ponerse a fabricar camaras digitales. Se ha acabado un negocio, y en vez de perder el tiempo en llevar a juicio a un muchacho que se ha descargado 33 canciones, lo que hay que hacer es ponerse a pensar en como monetizar las descargas. Lo que pasa es que los intermediarios se quedan fuera, y en este caso son un lobby con mucho poder, asi que a armar mucho ruido, que todo el mundo se entere de que nos estan haciendo mucha pupa.

  5. Hugo dice

    Cuantas estupideces dice esta gente!. Para empezar hacemos mal en considerarles estrellas, se endiosan… A ver si aterrizan de una vez en la Tierra.

    Qué no ganan pasta!. Pero nos quiere tomar el pelo, o qué?.

  6. Burnage dice

    Qué queréis que os diga. A mi me suele hacer mucha gracia la frecuente demagogia sobre el «altísimo» precio de los discos. De verdad que nunca lo he entendido (y menos aún leyendo absurdas comparaciones con los «productos agrícolas»).

    Ya desde los lejanos tiempos del cassette la música me pareció siempre comparativamente mucho más accesible desde un punto de vista económico que otros tipos de ocio (véase el cine, el fútbol, tomarse unas copas, etc.)y ya con el cd e, incluso, con el euro, me lo sigue pareciendo. ¿Seré yo el raro?, ¿o es que me gusta tanto la música que no me duele pagar 15, 20 y hasta 75 euros (los he llegado a pagar) o lo que sea por discos que realmente me valga la pena?

    Joder, ahí está por ejemplo la caja remasterizada de los Beatles, a más de 200 euros, y que aún no me he comprado porque no he tenido tiempo. No nos engañemos entonces, al que realmente le gusta la (buena) música, los precios de los discos no le deberían quitar el sueño.

    Por otro lado, me alegra leer las declaraciones de Tom Meighan, estoy totalmente de acuerdo con ellas, siempre que uno capte el sentido de las mismas, y más de una vez he comentado algo parecido en esta página: Internet ha provocando una difusión exagerada de información sobre los artistas que ha roto con la mitología y, en parte, el misterio que siempre ha rodeado a la idea del rock, y que para mi es parte fundamental de la misma. Si es que hasta los propios grupos cuentan casi todo.

    ¿O es que ya nadie se acuerda ya de cuando en los 80 o en los 90 la gente esperábamos impacientes y con sana incertidumbre cada lanzamiento de un nuevo disco de nuestros grupos favoritos? Pues eso, que la gente hoy día ha perdido gran parte de su capacidad de sorpresa y se ha hecho mucho menos «ingenua».

  7. visnuh dice

    Burnage, a mi lo que parece estupido es gastarse 75 euros en un cd. Me alegro por ti, que has sido capaz de gastartelos. Yo eso me lo gasto en un concierto, en el que estan «trabajando para mi» pero no me lo gasto en un cd por muy bonita que le pongan la caja. Al final las mismas 12 canciones que en unacedicion estandar.
    Pensaba que mi comparacion con los productos agricolas seria
    mas facil de entender, pero debo ser un estupido, por pensar que cualquiera lo entenderia, o a lo mejor es que tu amada musica juega en otra liga: la musica es un producto como cualquier otro, y como tal se tiene que vender en mercado, en el cual, como en tantos otros, hay intermediarios. Mientras demonizamos a los de otroscsectores, los de las discograficas son unos santos, no? Porque les estamos quitando su sustento, no?

  8. Nacho dice

    Lo curioso es que los comentarios de la gente, como los que se publican aquí, son más inteligentes que los del señor TOM MEIGHAN, que no sabía ni quien era. Fijate, ya no sale ningún Bowie, pero quién coño es este tío? No sale ningún Bowie porque ya nada sorprende. Y porque la gente hoy en día es más conservadora. Si no hay más que ver a los jóvenes. En definitiva, no sale nadie interesante porque el público no es interesante.

    Ah, y muy bueno el comentario de visnuh. Lo suscribo punto por punto.

  9. Quisquilloso dice

    visnuh, te pongas como te pongas, no tienes razón.

    Hace 10-15 años los discos más vendedores del año podían llegar a los 20-30 millones de discos vendidos. Ahora, apenas pasan de los 3-5 millones. Me da igual las excepciones puntuales de la gente que descarga y luego compra. Es matemática pura: no se venden discos.

    Y sí, Internet ha beneficiado a la música indie porque la ha hecho más accesible. Pero eso es un fenómeno muy minoritario. Además, tampoco es la solución, porque en el indie se hacen muchos discos brillantes, pero la falta de medios hace que gente que podría ser inmensa se queda reducida a músicos de sala de estar.

    Lo triste es que la gente, a día de hoy, no valora nada los contenidos. No tuvieron cuidado a la hora de legislar internet, y ahora resulta que puedes leer periódicos, descargarte juegos, discos, películas, series… totalmente gratis, cuando en realidad, han costado dinero.

    Y la excusa del precio ya no vale, al igual que tampoco vale lo de que cuesta mucho el ordenador y la conexión a internet como para pagar además contenidos. Pues mira, quizás el problema no está en que hagan los discos más baratos, sino en que los que han devorado el pastel (Telefónica & co.) repartan sus beneficios entre los que dan el auténtico sentido a internet: los contenidos.

    Y por otro lado, te puedes comprar por internet o en cualquier tienda discazos a 5-6 €, incluso novedades. Eso es baratísimo! Al igual que el cine, 7 € por pasar una tarde de diversión tampoco es TAN caro. Lo que pasa es que pudiéndose hacer gratis… ¿para qué pagar? Será que vale más los 10 € de entrada a una discoteca cutre o los 30 € de cena en un restaurante…

    Y lo que dice este hombre, pues tiene su parte de razón. Internet quita la magia al arte. Antes encendías la tele y por sorpresa veías el nuevo videoclip de un grupo que te gustaba. Ahora, ya estás totalmente «spoileado» y la experiencia no es tan novedosa. Y la piratería también está recortando a pasos agigantados la inversión. Si bien es cierto que con dinero se puede hacer que un mediocre esté por todos lados, también es muy cierto que gente con enorme talento, a la que se pudiera ayudar con más dinero, podrían hacer discos, giras y videoclips maravillosos.

  10. Lucía dice

    Aunque estoy totalmente de acuerdo con visnuh, Javier y Burnage también llevan razón en varios puntos: la música de calidad tiene un precio que, a veces, no está al alcance de todo el mundo debido acostes de producción, ingeniería de sonido, etc… y estoy segura de que cualquier amante de la música estaría dispuesto a pagar lo necesario a ese artista o grupo que tan buenos momentos le hace pasar.

    El problema empieza cuando aparecen ciertos intermediarios dispuestos a lucrarse a costa de esos artistas y sobre todo, de los consumidores, y con esto me refiero, especialmente, a algunas entidades de gestión que se quedan con más dinero que los propios artistas.

    Efectivamente, Javier, en las tiendas de discos encontramos auténticas joyas a precios irrisorios, por menos de 6 euros, es verdad. Son normalmente los discos catalogados como serie media, es decir, que ya tienen unos cuantos años. Lo que ya no me parece tan de recibo es encontrarme dos discos de la temporada pasada, con una diferencia de precio de más de 10 euros ( y ninguno de esos discos traía extras ni dvds ni nada, eran «normalitos». Por seis euros un disco de un grupo de una compañía independiente, The Monomes» y por 18 el de una artista consagrada a todos los niveles, reconocida internacionalmente con un éxito de crítica únanime como Amaia Montero. Debo de ser bastante idiota, pero no veo la diferencia para que uno valga 18 y el otro 6. Aunque, en este caso, creo que la calidad sale barata por lo que gana el consumidor.

  11. WEFLY dice

    BRAVO, QUISQUILLOSO, BRAVO
    Ahora resulta que lo único caro, en términos de ocio, eran los discos.

  12. Javier dice

    Me gustaría decir una cosa sobre la magia. Es cierto que internet puede reducir mucho la magia con su sobreabundancia de información. Ahora bien, nadie está obligado a utilizar esa información.
    Y me explico. Como dice Burnage, en los 80 y los 90 (yo sólo en los 90, que soy un «chaval») esperábamos con enorme expectación los lanzamientos discográficos de nuestros artistas favoritos. Pero hoy en día podemos hacer lo mismo. En mi caso, desde hace mucho tiempo no esperaba con tantas ganas un disco como el «nuevo» de Prefab Sprout. Pues bien, cuando salió en internet y podía escuharse, yo no lo hice (y os aseguro que me moría de ganas), y esperé y esperé hasta que un día, casi un mes después de la fecha de lanzamiento internacional, encontré un ejemplar suelto de pura chiripa en una tienda. Ese disco ha ganada en magia y significación para mí al haber actuado así, y hubiera perdido si hubiera ido ansiosamente a YouTube a escucharlo.
    En suma: que creo que se trata de no dejarse dominar por la explosión de la información; más bien somos nosotros los que tenemos que hacer un uso inteligente de la misma.

  13. Andresio dice

    Cuanta tontería. Las estrellas pierden su halo…Claramente son los miembros de la industria discográfica que peor lo están pasando…QUE VERGUENZA!!!

  14. visnuh dice

    A ver, porque creo que me tengo que explicar un poco. Yo no soy partidario del gratis total. Siempre he pensado que los artistas realizan un trabajo, que además me agrada, y por el que merecen cobrar, igual que lo hacemos todos los demás. Siempre he procurado apoyar a los artistas que más me gustaban, comprando sus discos originales y cuando he podido, acudiendo a sus conciertos. Pero siempre he sido selectivo. Hay muchos grupos y artistas a los que no les hubiera comprado un disco en la vida. Antes, si caía en mis manos un cd, vinilo o cassette de uno de esos grupos, me lo grababa en una cinta. Ahora lo descargo y punto. Nunca, repito, nunca me hubiera comprado el cd. Hay otros de los que no estás muy seguro, un tema que te gusta de un grupo desconocido, no te asegura que te gusten los otros 11 que trae el cd que te costaría 12 euros, así que mejor probar antes. Además, tengo que aclarar que yo he sido de esos tontos que iban a la tienda el mismo día que salía un álbum, porque no podía esperar, y me he encontrado como esa discográfica que publicaba el disco se ha reído de mi en toda mi cara: para todos aquellos que éramos los seguidores del grupo y lo comprábamos nada más salir, un cd con 12 canciones y para todos aquellos a los que había que convencer single tras single, les vamos a dar una edición especial con 4 temas inéditos extra, que no puedes conseguir de otra manera. Así se premia a los fieles por estar al pie del cañón. Las discográficas, os guste o no se han estado riendo de nosotros desde que existen. En algún momento, que lo dudo, puede que hayan estado cobrándonos lo que valía el producto, pero eso hace mucho tiempo que no es así.

    Lo que está claro es que el sistema tiene que cambiar. Aquí hay gente que trabaja, y gente que vive del trabajo de los demás. A mí no me importa pagar a quien hace el trabajo, pero no quiero que mi dinero vaya a gente que lo único que ha hecho es añadir el sello de su discográfica o el de la entidad de gestión de turno al disco. Antes las discográficas tenían que descubrir nuevos talentos, hoy día, los descubrimos nosotros, ellas sólo tiene que ofrecerles un contrato.
    Hay que adaptarse a los tiempos y a lo que da el negocio. Si tengo una zapatería y me va bien, pero me ponen un almacén de calzado chino al lado, ¿qué hago? ¿Llevo a los chinos a juicio? No porque no hacen nada ilegal, cosa que también ocurre con las descargas: unos cuantos jueces ya han dictaminado que las descargas son legales. Yo como zapatero tendría que adaptarme, bajar mis precios para competir, comprar el calzado en china, recoger mis bártulos y cambiar de sitio o de negocio o darle a la cabeza para idear un nuevo modelo de negocio, no ir al gobierno a pedir que cambien las leyes para que los almacenes de los chinos sean ilegales.

    Hay formas en las que se podría compensar por las perdidas que producen las descargas. A mí no me importaría pagar un poco más por mi ADSL si ese dinero se destinara a la música. ¿Por qué no se puede declarar al contratar la ADSL si la vas a usar para descargar, y si lo vas a hacer, pagar un sobreprecio que se destinara directamente a la música? Si alguien no contrata la descarga e incumple su contrato, entonces si que se podría actuar en su contra. Lo que no tiene lógica es un sistema de cánones basados en el “por si acaso”, en el que pagan todos, justos y pecadores. Y por supuesto el sistema de pagar por copia tiene que ser abolido. El contenido tiene valor, pero no la copia. Esto es así, lo niegue quien lo niegue.

    En cuanto a lo demás, si es cierto que hay cds a 5 o 6 euros, pero que tienen más años que yo, la mayoría. Yo no soy consumidor de viejas glorias. Por lo general, el disco que me interesaba lo compré en su día, así que a mí en concreto no me vale.

    No voy a negar que hoy día se venden menos discos, pero, ¿cuantos conciertos más se hacen? Antes un grupo de los grandes hacía una gira en la que venía a una o dos ciudades de España, y siempre las mismas, ahora los tenemos en 4, 5 y hasta 6 ciudades. No sólo porque de ahí ganan más dinero, ya que no venden discos, sino porque hay más público que acude a esos conciertos y los pueden llenar. Al final eso también es hacer caja, ¿no? Y los grupos menores, se hacen giras que ni se hubieran imaginado en otros tiempos, por el simple hecho de que mucha más gente los conoce, y se les contratan más conciertos gracias a ser más conocidos.

    Y para terminar, cierto, el encanto de aquellos tiempos en que escuchábamos el preestreno de un disco en la radio, o esperábamos noticias o fecha de publicación ha desparecido, las cosas no son como eran. Pero yo prefiero tener acceso a mucha más música, conocer a muchos nuevos artistas que tener esa curiosidad.

    Por mucho que nos quieran vender la moto, la música está en uno de sus mejores momentos, la que está en horas bajas es la industria musical. No confundamos términos, por favor.

    Y perdonad por el ladrillo.

  15. mozz dice

    Por orden, primero Lucía:
    — ¿qué te importa lo que valga el disco de Amaia MONTERO si total no te lo vas a comprar, y ya estás diciendo que es malo? Y dale con los extras, y el dvd de regalo… eso lo dicen los que no les gusta la música, que necesitan que les regalen algo para comprar un disco, ya que la música no les satisface suficiente.
    — En cuanto a VIsnuh: efectivamente, ese es el problema, hay gente que piensa que la música es un producto como cualquier otro (como la fruta, etc, o el agua corriente); ¿qué aficionado de verdad, con pasión por la música diría algo así?… A partir de ahí, se entiende todo lo demás que dices: por supuesto que no entiendes que alguien pueda pagar 75 euros por un disco de colección, (´»¿para qué voy a pagar, si me lo puedo bajar de la internet?, ju ju ju»). Por lo demás, siempre ponéis el mismo ejemplo, la pavisosa de Russian Red (o bien ése otro grupo que ni me acuerdo cómo se llama, el del cantante de barbita). Claro, no hay más ejemplos que poner, y esos no han de durar mucho; pero en caso de que duren, mal futuro nos espera si ese va a ser el listón de calidad.
    Bien pensado, no es casual que coincida el momento en que peor es la música con el movimiento de gente que no quiere pagar por ella.

  16. visnuh dice

    Mozz, seguro que encima te declaras ateo… Pero para ser ateo parece que debes de tener unos cuantos dioses a los que idolatras. Yo no podría vivir sin música, lo aseguro, y tengo un gran afán coleccionista. Puedo entender que haya gente que pague 100 o 200 euros si quieres por una caja de cds. Eso va en los gustos de cada uno. Probablemente el tener que gastar mi dinero en esa y otras aficiones haga que no le dé el valor que otros a ese tipo de ediciones, cuando a mí en realidad lo que me importa es lo que entra por mis oídos. Total, la caja no la puedo meter en el reproductor de cds o en el iPod. Lo que está claro es que, por mucho que gente como tu pataleeis y os moleste que se compare a la música con productos alimenticios o con el agua si quieres, seguirá siendo un producto. Las hortalizas son alimentos y la música si quieres puede ser alimento para el alma, pero tal y como está concebido el sistema, la música hoy día no deja de ser un producto con el que mercadear, si o si. Que los músicos ponen toda su dedicación en su música es evidente, pero la gente que hace otros productos también lo hace. Si quieres, o quereis pensar que la música juega en una liga superior, me parece bien, pero tened claro que, precisamente los que estais dispuestos a gastaros 100 euros en una edición especial sois precisamente los que más haceis para que la música no sea más que un producto con el que comerciar.

  17. Burnage dice

    Pues yo lo siento, pero en este tema tengo ya desde hace bastante tiempo las cosas claras y seguiré defendiendo y repitiendo lo mismo, por muy «impopular» que resulte hoy día mi postura: en general, el precio de la «buena música» (y hasta de «la mala», si me apuráis) no es tan alto como nos lo intentáis vender algunos y, precisamente, si tanto se encarecen algunos discos es porque incluyen dvd extras y demás pijadas para incentivar a la gente a que los compre.

    En comparación con otros artículos de ocio (que es la comparación que habría que hacer, y no otras cogidas por los pelos como estoy leyendo por ahí)en relación calidad-precio, el disco (al igual que el libro, por ejemplo) sale ganando, además de ser un objeto del que vas a poder disfrutar, en principio, toda la vida.

    Esto viene a ser lo mismo como el que, contra viento y marea, sigue comprándose vinilos: no le oirás quejarse tanto e invertirá todo ese valioso tiempo en buscar y comprar gustosamente aquello que le gusta. ¿Por qué? Porque la música es su principal afición.

    Todo empieza por dignificar nosotros mismos la música, tan lastrada por la cantidad de mierda que oímos a diario en radios y bares.

  18. WEFLY dice

    PUNTO UNO: Cuanto menos música se vende – en la actualidad – de peor calidad es la que nos ofrecen desde las discográficas, a través de radiofórmulas, televisiones y demás. Qué curioso. Es el coge el dinero y corre.

    PUNTO DOS: España, a nivel de conciertos de grupos internacionales, está tan mal como siempre. Ves giras europeas de seis o siete países en las que apenas sí se nos tiene en cuenta. Y estoy hablando de grupos de media tabla e incluso media-alta. Nada de BonJovis, que siempre los ha habido. Tampoco el hecho de que un día concreto pueda venir un grupo, vete tú a saber por qué, a una sala con aforo para 100 personas. Ése se forra, como todos los músicos que, evidentemente, se forran.

    PUNTO TRES: Nadie va a pagar por algo que puede conseguir gratis (o eso cree, ahí esta la cuota mensual de la factura telefónica). Pero sea lo que sea. Ni por un disco, ni por una película, ni por un libro, ni por una botella de vino, ni por una raqueta de tenis, ni por nada de nada. Le ha pasado a la música, y todos a justificarse.

    PUNTO CUATRO: Seguiré otro día.

  19. Lucía dice

    [email protected] Mozz:

    Pues sí me importa, porque, aunque te parezca raro, tengo en casa el disco original de Amaia Montero y hasta he ido a algún concierto suyo. Y sin parecerme una artista mala, que no lo es, tengo el convencimiento que hay artistas con trabajos de mejor calidad que el suyo y con un precio más asequible. Así que, como verás, sé de lo que hablo.

    Al poner ese ejemplo, quería indicar la diferencia de precios que existe entre unas discográficas y otras. ¿Por qué los álbumes de algunas discográficas independientes apenas superan los 10 euros y el de las multinacionales en muchas ocasiones, no bajan de los 15? ¿Se debe a que los productores, los ingenieros y los músicos de unas compañías cobran más que los otros? ¿En realidad afecta a la calidad final del sonido? Como indicaba antes, debo de ser muy idiota, pero no lo entiendo. Hay discos de 18 euros por los que pagaría como mucho 10 y de 10 por los que no me importaría pagar 20. Puede que también se trate de gustos.

    Siento mucho haberte molestado al mencionar a Amaia Montero. Mi ejemplo hubiese sido más claro si en su lugar, mencionase a Bustamante o a algún triunfito, pero la verdad es que nunca he escuchado ningún álbum entero de estos intérpretes y tampoco sé cuánto cuestan sus trabajos, ya que nunca me he preocupado en averiguarlo; tengo entendido que rondan sobre los 15 euros, pero no lo sé exactamente.

    Por último, sólo me queda desear que la carrera de Amaia siga por buen camino y sorprenda a todos sus seguidores con un trabajo excelente, que conquiste a ese público que aún reniega de ella y convenza la crítica más exigente, porque tiene talento para conseguirlo.

    Un cordial saludo:
    Lucía.

    P.D: El disco fue un regalo que, desgraciadamente, venía aún con el precio.

  20. Javier dice

    No sé por qué se insiste en que lo que consigues gratis por internet es lo mismo que los vinilos o CDs de toda la vida. Lo que yo compro en una tienda no hay manera de conseguirlo gratis, pues la música es bastante más que «lo que entra por los oídos»: son objetos que poseer y por los que sentir cariño y pasión. A no ser que seamos unos autómatas o zombies, como me temo que ocurre a menudo.

  21. Paolo dice

    El debate del precio se acaba cuando vas a una tienda de discos en Londres y el mismo disco lo tienes casi 10euros más barato que en España. Por cierto, que allí te dejan tocar el cd, ver el ejemplar, hasta ver el artwork….aquí, envuelto en una caja de plástico para evitar el robo.

    Hace dos meses, en HMV, oferta 2×1 con la que compre: Florence & The Machine y último de Kings of Leon por 8libras (9euros), creo recordar. Sin oferta, de 6 a8libras las novedades…más caros, precisamente, grandes clásicos. (creo recordar que el Whats The story Morning Glory estaba a 12pounds)

    Aquí en España (en una tienda similar….)Kings of Leon 15euros y Florence ni está editado en nuestro país, pero por comparación con otros títulos pongamos una media de 18euros….

    Con precios más ajustados seguirían vendiendo menos, porque nos encontramos ante una revolución musical y cambio en el hábito y formato de escuchar música. Pero lo que tengo claro es que con los precios british….comparía mucha más música de la que compro. Por cierto, que también ahora voy a más conciertos que hace unos años…eso no lo miran no? Que se lo pregunten a Live Nation si no está haciendo dinero y explotando las giras….

  22. mozz dice

    Estimada Lucía:
    agradezco la respuesta, para nada me molestó la mención a Amaia Montero; capté mal el tono, y pensé que te mofabas de ella (cosa que por otra parte tienes todo el derecho de hacer).
    No tengo respuesta a por qué unos discos valen más que otros, quizá alguien con más contacto con la industria lo pueda explicar (Julian, quizás?)… pero me temo que el tema no es el precio, puesto que la gente ya se baja los discos a «cascoporro» (como dicen Muchachada Nui), sin importar que puedas comprarlos a 5 o 6 euros.
    En cualquier caso, si la gente así lo quiere, así habrá que aceptarlo. Lo que me parece mal es que a los que amamos los discos, y lo que representan, no se nos permita ni siquiera expresar una tímida protesta ante lo que significa la desaparición de los mismos. Espero que los que hayan disfrutado con la fenomenal reedición de los Beatles sepan de lo que hablo.

    Un abrazo Lucía

  23. Lucía dice

    Tienes mucha razón en lo que dices, Mozz. Creo que todos los melómanos lamentaríamos la desaparición del soporte físico de los discos. ¿Puede haber algo más bonito que ver las diferentes carátulas que un artista o un grupo nos van ofreciendo a lo largo de su carrera? Al menos yo, si no fuese por ese detalle, tendría algunas dificultades en distinguir un álbum de otro del mismo artista. Por eso, tengo la sensación de que si se abaratasen tan sólo un poco los precios de los discos, muchas tiendas no se verían obligadas a cerrar.

    Hay que tener en cuenta que no todo el mundo que está dispuesto a comprarse el soporte físico puede hacerlo debido a que el dinero que destinaría a ese fin tiene que gastarlo en pagar la hipoteca, facturas, etc. La industria discográfica también debería de pensar en eso.

    Un saludo para todos.
    Lucía.

  24. JOE SATRIANI dice

    SI SOMOS REALISTAS LA MAYORIA DE PERSONAS QUE COMPRAMOS UN CD PIRATA O DESCARGAMOS MUSICA DE INTERNET SOMOS ESAS PERSONAS QUE TAL VEZ NUNCA COMRARIAMOS UN CD ORIGINAL DEBIDO A QUE NUESTRA ECONOMIA Y LOS ALTOS COSTOS DE LOS CD´S EN UN MIX UP U OTRA TIENDA DE MUSICA NO NOS LO PERMITE AQUI EN MEXICO NO CONTAMOS CON LA ECONOMIA DE LOS AMERICANOS LA CUAL LES PERMITE DARSE ESE Y OTROS LUJOS, AQUI O ME COMPRO UN CD ORIGINAL O LES DOY A MIS HIJOS PARA GASTAR EN LA ESCUELA , ME COMPRO UN CD ORIGINAL O UNOS ZAPATOS Y YO CREO QUE MIS NECESIDADES SE ANTEPONEN A CUALQUIER OTRA COSA Y SI PUEDO BAJAR LA MUSICA DE INTERNET PUES CREO QUE MIS HIJOS VAN A SEGUIR TENIENDO ESE PAR DE ZAPATOS QUE TANTO NECESITAN,

    ANTERIORMENTE DE VES EN CUANDO COMPRABA CD´S ORIGINALES PERO DE UN TIEMPO PARA ACA DE HECHO DESDE HACE CASI 10 AÑOS QUE NACIO MI PRIMER HIJA NO HE VUELTO A COMPRAR UN CD ORIGINAL. GRACIAS AL INTERNET NO SE HA APAGADO MI ESPIRITU ROCKERO Y TAMPOCO ESE GUSTO POR ESCUCHAR LA BUENA MUSICA QUE TANTO ME ANIMA DIA CON DIA Y CREO QUE SI SE BUSCARA LA FORMA DE ABARATAR UN CD LO COMPRARIA PERO AHORA PARA COMPRAR UN CD DE 150 PESOS O HASTA 300 ME ES IMPOSIBLE.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.