«TIME FADES AWAY», ¿EL PEOR DISCO DE LA HISTORIA DE NEIL YOUNG?

 

"TIME FADES AWAY", ¿EL PEOR DISCO DE LA HISTORIA DE NEIL YOUNG?Eso dice él, aunque lo más probable es que ese dudoso mérito correspondiera seguramente a alguno de sus discos de los años 80, a su obra pre «Freedom», discos como «Trans» o «Landing On Water», unos años en que parecía cansado de , y lo mismo hacía un disco rockabilly, que uno tecno, que uno country, en un baile de disfraces entretenido pero un tanto absurdo.

Lo cierto es que siempre fue un sujeto poco amable hacia el estrellato rock y sus férreos compromisos, y no se le ocurrió otra cosa que continuar su superventas «Harvest» con un disco crudo en directo repleto de canciones totalmente desconocidas, justo en el momento en que se suponía que debía apuntalar un éxito que le convertiría en el nuevo gran solista norteamericano de los años 70. Así era y es , no es un artista «fácil», mejor dicho, es un artista.

"TIME FADES AWAY", ¿EL PEOR DISCO DE LA HISTORIA DE NEIL YOUNG?

El canadiense ha dicho que aquel «Time Fades Away» grabado con The Stray Gators es su peor álbum, ha llegado a referirse a él como «una broma».

Aunque también ha reconocido que representaba bien el estado anímico de sus conciertos en directo entre 1971 y 1973. Lo cierto es que, aunque en vinilo si fue reeditado hace años, nunca llegó a ver la luz como CD, tal es el desapego del progenitor hacia su vástago.

En principio iba a ser reeditado  para el Record Store Day pero no individualmente (Neil no cree que merezca ese trato) sino dentro de las ‘Official Release Series Discs 5-8′, con cuatro álbumes «On The Beach», «Tonight´s The Night», ”Zuma” y  el dichoso «Time Fades Away», un disco oscuro y turbio en directo (anunciado ya desde su nebulosa portada de «buen rollo»), prácticamente un suicidio comercial. Una box set con apenas 3.500 copias prensadas. Carnaza para coleccionistas.

"TIME FADES AWAY", ¿EL PEOR DISCO DE LA HISTORIA DE NEIL YOUNG? quiso presentar ese «Times Fade Away» en 1973 como un álbum de «verité audio», algo natural, sin trampa ni cartón. Escuchándolo de nuevo es un disco que no está nada, nada, mal, quizá no contenga las mejores canciones de Young, pero es honesto y compacto, depara una escucha realmente placentera. Abajo puede chequearse completo.

 

En aquellos conciertos el productor y teclista , el genio Jack Nitzsche acabó por no poder soportar la guitarra de Young y su volumen. Se acabaron llevando muy mal. Es un buen disco, lastrado por los malos recuerdos de :

«Fue un viaje incómodo. Me sentía como un producto, y tenía esta banda all-star de músicos que ni siquiera se podían mirar a  la cara los unos a los otros.

 

 

 

 

Obten todas las actualizaciones en tiempo real directamente en tu móvil.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.