El magnífico alegato de la hipocresía de los mormones sirvió a Brandon Flowers para hacer esta sensacional canción, que sólo la asquerosa popularidad le hizo perder un brillo que será para siempre. Uno de los mejores temas de los Killers.