, probablemente el mejor músico-programador del mundo, ha presentado su dimisión como director musical del Ted, es decir, el Instituto mundial de Tecnología, Entretenimiento y Diseño.

Dolby era el director desde hace once años. Durante ese tiempo ha proporcionado tecnología y músicos, entre otros, a Herbie Hanckock, Paul Simon, Peter Gabriel, etc.

Thomas Dolby asegura que ha disfrutado muchos años con su trabajo. Quizá una labor muy poco vista, pero extremadamente creativa, que no tiene recompensa popular.

Por eso, Thomas Dolby se ha aventurado a dimitir y retomar su carerera musical, tras las buenas vibraciones que obtuvo con su The Sole Inhabitant, patrocinado pro Zune.

El año pasado nos sorprendió con un album de buenas melodías, pero nada electrónico, un album que se llamaba A map of the floating City.