Más barato, porque nadie había pagado por el.

Se hace un poco de justicia. Por fin The Winstons, los creadores de “Amen Brother” en 1969, una de las canciones más sampleadas de todos los tiempos, han visto algo de dinero por su creación.

El líder de la banda de funk y soul, Richard Spencer, ha recibido un cheque por valor de 24.000 dólares, gracias a una campaña creada con el propósito de hacer justicia y que llegue dinero a sus manos. La banda jamás recibió royalties por las canciones que samplearon su “Amen Brother”, y ahora les toca recoger las migajas del pastel que ellos mismos cocinaron.

La canción es una variación instrumental, acelarada, upbeat de la tradicional “Amen”, que popularizaron los Impressions de Curtis Mayfield y más tarde Otis Redding, pero aquí lo importante no es la canción sino el tratamiento musical, en concreto el arreglo de batería de The Winstons, luego saqueado.

 samplearon “Amen Brother” en  ‘D'You Know What I Mean?' y , más acelerada, en el comienzo de ‘Firestarter'.

Pero no sólo eso, también David Bowie, NWA (en ‘Straight Outta Compton') y hace menos tiempo, Tyler, The Creator cogieron indiscriminadamente de ella.

Whosampled.com ha estimado que el break de la canción ha sido utilizado unas 1.900 veces. Luego esos 24.000 dólares, aunque muy bien intencionados, no dejan de ser calderilla. The Winstons deberían ser millonarios.

La campaña para que les llegue algo de dinero ha sido una iniciativa de los Djs, Martyn Webster y Steve Theobald, que inicialmente pensaban recaudar sólo 1.000 libras. Al menos la campaña ha sido un éxito.

Lógicamente Spencer les ha quedado muy agradecido, y ha posteado en su Facebook un vídeo dando las gracias a todos los que han participado en la donación:

“Muchas gracias por esta gran contribución a mi vida. Muchas, muchas gracias. ¡A-Men!”.

El problema es que la banda no tenía conocimiento de que la canción había tenido una segunda vida (y una tercera y cuarta, etc…) y la ley estadounidense establece que los casos civiles y penales deben presentarse dentro de los 36 meses posteriores a que la canción sea sampleada, y de esa manera The Winstons no vieron un duro.

Gregory Coleman, el batería original del grupo, el creador de ese célebre “break”, murió siendo un “homeless”. Lo cruel que puede llegar a ser la vida para algunas personas.