THE PRODIGY: "THE FAT OF THE LAND", ALBUM HISTORICO, OBRA MAESTRA

Cuando ponía todos los días Smack my  bitch up” en Plasticos y Decibelios, en los 40 Principales, muchos de los directivos se quejaron. ¿Qué era aquello?. Eso me decían.  ¿Eso era la música del futuro?. Para los estúpidos  de aquella época era como cañones, sin mantequilla.

Justo de eso hablaba la portada del disco, el tercer álbum de The Prodigy:

¿Acero? No tenemos mantequilla, pero te pregunto, ¿preferirías tener mantequilla o pistolas? ¿Importamos manteca o acero? Déjame decirte; La preparación nos hace poderosos, la mantequilla simplemente nos engorda. ¿Manteca de cerdo?.

El título de “The Fat of The Land” está tomado de  un cuento del escritor británico de cómics,  PG Wodehouse. La historia es parte del Club de los Drones. 

Faltaban tres años para la llegada del nuevo siglo y eso si que era música del siglo XXI. El “prodigio” de Liam Howlett como programador dejaba a la música de Kraftwerk en la edad media y a los más avanzados grupos de tecno como Landscape los dejaba como antiguos.

Sorprendente, glorioso disco.

The Fat Of The Land
  • Smack My Bitch Up
  • Breathe
  • Diesel Power
  • Funky Shit
  • Serial Thriller

Un poco antes, cuando ‘Firestarter’, el gran tema  liderado por Keith Flint, de pelo diabólico que catapultó a The Prodigy a la corriente principal, se emitió en ‘Top of the Pops’, acumuló el mayor número de quejas que la cadena había recibido, con furia los padres se quejan de que Flint “demente” asustaba a sus hijos y era claramente “mentalmente inestable”.

Después de dos singles de éxito en ‘Firestarter’ y ‘Breathe’ y mes tras mes de fechas límite para gran disgusto de su sello, XL Recordings, ‘The Fat Of The Land’ finalmente apareció el 30 de junio de 1997, fue número uno inmediato incluso en los Estados Unidos.

Madonna había tenido la “gran idea” de publicarlo en su propio sello MaverickLiam Howlett admitió “haber celebrado el  número uno haciendose una paja”.

El nombre del grupo había sido un homenaje al  Moog Prodigy, que  Liam usaba con frecuencia al escribir sus primeras canciones. Howlett desarrolló un interés en la entonces popular escena “rave”. Esto eventualmente lo llevaría a conocer a Keith Flint y Leeroy Thornhill, quienes originalmente se unieron al equipo como bailarines y líderes en vivo, mientras que Howlett se enfocó la música.

THE PRODIGY: "THE FAT OF THE LAND", ALBUM HISTORICO, OBRA MAESTRA

La expectación  era alta para el tercer LP del grupo, que sufrió un período de gestación mucho más largo que sus predecesores. Con dinero , a Liam se le  permitió pasar horas y horas, en  los estudios Earthbound del propio  Howlett.

Howlett, que solo tenía 24 años en ese momento, poseía  una variedad de enfoques creativos para hacer música. Sin embargo, por lo general, comenzaba por mezclar algunos “loops” y “samplings” y las mezclaba con programaciones de ritmo de soul y funk.

El principal instrumento de Howlett para la composición de canciones y la generación de ideas durante este período fue el  Roland W-30 Sampler, aunque inicialmente Liam ignoró las capacidades de muestreo del todo en uno y se centró en usar el W-30 como programador y teclado MIDI.

THE PRODIGY: "THE FAT OF THE LAND", ALBUM HISTORICO, OBRA MAESTRA

La mayoría de las ideas que se convirtieron en las pistas de “The Fat Of The Land” se visualizarían solo con el W-30. Howlett más tarde recordaría su obsesión con la con el aparato:

“Obtuve el W-30 y, ya sabes, durante unos cuatro meses no salí. Me quedé todos los días con los auriculares para aprender cómo funcionaba. Hombre, solo tuve que aprender ese teclado por dentro y por fuera.”

Además, durante la creación del álbum, Howlett adquirió un Akai S3200 y un CD300. También la caja de ritmos E-mu SP1200 fue la fuerza detrás del breakbeat en Firestarter

La mezcla del álbum se realizó por completo con Steinberg’s Cubase en un Apple Power Mac, y luego en su infancia. Antes de esto, Howlett había utilizado únicamente el W-30 para todo, incluso la mezcla de pistas y la secuenciación, pero estaba empezando a ver las limitaciones de hacer todo con hardware.

Las diversas posibilidades de un DAW eran atractivas, y Cubase era el ajuste perfecto para lo que Howlett estaba haciendo en ese momento. Llevaría casi dos años completar el trabajo en el álbum.

La energía visceral de “Smack My Bitch Up “, quizás la canción “polémica” más conocida de todos los tiempos de The Prodigy , se logra al juntar una variedad de muestras.

Howlett en este momento era un gran fan del sintetizador monofónico Korg Prophecy y lo usó en Smack My Bitch Up para proporcionar el riff principal inspirado en el ácido: la profecía se usó en casi todos los  de “The Fat Of The Land “.

El álbum, por supuesto, no decepcionó. Fue un viaje emocionante diverso y genérico, que con tres temas estrella  había sentado las bases perfectas. “Diesel Power” establece un ritmo más divertido, y se distingue de las otras pistas del disco al tener al vocalista invitado Kool Keith el vocalista .

THE PRODIGY: "THE FAT OF THE LAND", ALBUM HISTORICO, OBRA MAESTRA

The Prodigy: (l-r) Maxim, Leeroy Thornhill, Keith Flint, Liam Howlett

Aunque mi tema favorito, numero uno en PLASTICOS Y DECIBELIOS En 1987, fue “Narayan”, tal vez el punto más creativo del álbum, Su línea de sintetizador sublime ,aunque espeluznante hasta que estalla un ritmo típico de Prodigy, entremezclado con electrónica y la voz principal distorsionada de Crispian Mills, el hijo de Hayley Mills y el líder de los psicodélicos Kula Shaker. 

Fat Of The Land” es una obra maestra en el mundo de la eléctronica e  impulsó a la banda para hacer famosos a Keith Flint y, por supuesto, Liam Howlett.

Hasta el punto que David Bowie le pidió a Howlett que le produjera música, pero Liam, sorprendentemente, rechazó la oportunidad.

THE PRODIGY: "THE FAT OF THE LAND", ALBUM HISTORICO, OBRA MAESTRA

Y lo reproduce:

“Recuerdo que Bowie entró en el camerino  cuando hicimos conciertos juntos en Alemania, tuvimos algunas charlas fantásticas sobre drogas y esas cosas. Fue alguien a quien gané mucho respeto muy rápidamente”.

Howlett también reveló que rechazó una solicitud de producción de Madonna, a pesar de haber firmado con su sello Maverick en los Estados Unidos.

Y decía:

“Una cosa que voy a decir sobre Madonna es que ella misma tomó la iniciativa de venir a buscarnos. Pensé que eso era respeto por lo que hacíamos, así que firmamos con su sello en Estados Unidos”.

Todo estaba magistralmente mezclado . El astuto y futurista hip-hop, con la paranoica amenaza punk, mientras que se suma  a la montaña rusa impulsada por narcóticos que “Smack My Bitch Up”, que  ofende, provoca. Una obra maestra de la música dance.

THE PRODIGY: "THE FAT OF THE LAND", ALBUM HISTORICO, OBRA MAESTRA

EL ALBUM

THE PRODIGY: "THE FAT OF THE LAND", ALBUM HISTORICO, OBRA MAESTRA

PERSONAL

The Prodigy

Keith Flint – vocals (“Breathe”, “Serial Thrilla”, “Firestarter”, “Fuel My Fire”)
Liam Howlett – keyboards, synthesizers, sampling, programming, production, engineering, mixing, art direction
Maxim Reality – vocals (“Breathe”, “Mindfields”)
Additional musicians

Shahin Badar – vocals (“Smack My Bitch Up”)
Kool Keith – vocals (“Diesel Power”)
Crispian Mills – vocals (“Narayan”)
Saffron – vocals (“Fuel My Fire”)
Gizz Butt – guitar (“Fuel My Fire”)
Jim Davies – guitar (“Breathe”, “Firestarter”)
Matt Cameron – drums
Tom Morello – guitar (“No Man Army”)

Neil McLellan – engineer
Christian Ammann – photography
JAKe – illustrations
Alex Jenkins – art direction, design, photography
Pat Pope – photography
Alex Scaglia – photography
Lou Smith – photography
Terry Whittaker – photography
Konrad Wothe – photography
Mike Champion – management