Primer single del álbum de The Pierces, producidas por Guy Berryman, el bajista de Coldplay.