Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

THE NATIONAL Y LAS DOS PRIMERAS PÁGINAS DE FRANKENSTEIN

En lo profundo de la grabación de su último álbum, a los miembros de The National se les ocurrió que podrían haberse quedado sin salida.

Recomendaciones: The National

Bestseller No. 1
High Violet [Vinilo]
High Violet [Vinilo]
Se envía en un embalaje certificado
28,99 EUR

Y dice el guitarrista Bryce Dessner:

“Todo el período de la pandemia creó una verdadera pausa. Una especie de sensación de ‘fin de una era’. Hubo un período en el que no sabíamos si volveríamos a tocar o si terminaríamos estas canciones.La gente dice que siempre decimos que el grupo se ha acabado . pero esta vez se sintió bastante real. Fue un momento complicado”.

Perseveraron y el 28 de abril lanzaron su noveno álbum efervescentemente melancólico, First Two Pages of Frankenstein. Pero, como dice Dessner, el viaje no fue sencillo: en algunos momentos, todos los involucrados sintieron que The National había llegado a su punto final natural.

Pero la dinámica negativa  cambió. Berninger decía que el grupo estaba a la deriva. Les convenció de que The National todavía tenía una razón para existir. Día a día, letra a letra, se abrieron camino a través de la desesperación, una travesía que narra el nuevo LP.

Berninger se había volcado en cuerpo y alma en The National durante más de dos décadas y contando, y luego, cuando la pandemia se apoderó de él, saltó directamente a un disco en solitario, Serpentine Prison . Se sintió vaciado.

Anuncio

 

THE NATIONAL Y LAS DOS PRIMERAS PÁGINAS DE FRANKENSTEINY dice Bryce, el guitarrista:

Nos comunicábamos a un nivel realmente básico, tratando de apoyarnos unos a otros. Con mi hermano era parecido: nos reuníamos en el estudio y no pasaba nada. Drop Down Like an Alien: ese coro sucedió de la nada. Estaba eso, ‘todavía estás ahí’ [a Berninger]. Somos sus mayores admiradores: no podríamos hacer esto más, si no lo fuéramos. Nuestro mensaje fue: ‘Incluso si estás escribiendo sobre lo mismo, o algo que sentiste que habías dicho antes, sigue siendo importante'”.

Con la grabación de First Two Pages of Frankenstein, que montaron en el Long Pond Studio de Aaron Dessner en el Upper Hudson Valley de Nueva York, hubo un esfuerzo consciente por despojarse de su orgullo y autoestima.

“Llegamos a este proceso con una nueva humildad, un poco como un control de la realidad. Menos derechos. No somos los Rolling Stones, no somos Oasis, ni siquiera somos The Strokes. No somos divos. Somos muchachos del Medio Oeste. “A lo largo de los años, solo por la naturaleza de las cosas que hemos llegado a hacer, la sensación de que algún tipo de derecho de estrella de rock puede haberse asentado un poco. La pandemia niveló eso: de repente, no hubo conciertos, no se proyectó posibilidad de nada. Y entonces volvíamos a un lugar donde es bueno hacer música con gente que conoces”.

THE NATIONAL Y LAS DOS PRIMERAS PÁGINAS DE FRANKENSTEIN“First Two Pages of Frankenstein” se refiere al momento en que Berninger se dio cuenta de que, después de todo, el grupo podría tener otro disco en él. Desesperado por encontrar inspiración, recurrió al clásico de pro tociencia ficción de Mary Shelley sobre la locura de la ambición desmesurada. Presto, se encendió un interruptor, fluyó la iluminación, y The National empezó de nuevo.

Nadie acusaría a Berninger de pavonearse en las dos primeras páginas de Frankenstein. Pero amenaza con salirse de su piel más de una vez. En el nuevo sencillo Eucalyptus, por ejemplo, reflexiona sobre las amistades que han sostenido a The National y si, después de todo este tiempo y el aislamiento de los últimos dos años, se han desgastado irreparablemente. A lo largo del disco, hay mucho que mirar al abismo y preguntarse si una relación ha seguido su curso.

Anuncio

En medio de la angustia del álbum ”, hay algo de glamour esparcido por las dos primeras páginas de Frankenstein. Sufjan Stevens y Phoebe Bridgers tienen cameos. Al igual que Taylor Swift, que sigue sus colaboraciones con los Dessner en sus álbumes Folklore y Evermore para hacer un dueto con el cabizbajo cantante Berninger en The Alcott.

Swift interpreta a una Dolly Parton milenaria con el abatido Kenny Rogers de Berninger en una canción  que se desarrolla como una especie de islas barrocas en el arroyo. La letra es desde la perspectiva de una pareja silenciosamente desesperada por recuperar el entusiasmo inicial de su relación.
Tener a Swift de tu lado significa tener a los Swifties, como se conoce a sus fans, a tu espalda también.

Y dice el guitarrista:

“Las dimensiones son  surrealistas. Es mucho más grande, el público.¿Quién hubiera pensado 20 años después, que un chico de 15 años podría estar descubriendo qué es The National? Quien hubiera pensado eso? Pero estamos ahí para eso. Y ha sido bastante generosa al respecto. Tuve  que co escribir esa canción, Coney Island, en Evermore. He arreglado una tonelada de sus canciones.”

First Two Pages of Frankenstein no pasará a la historia como su mejor álbum, ese título aún reside en Boxer o High Violet. Pero es un cambio de marcha intrigante de músicos que han negociado una crisis creativa de la mediana edad y salen triunfantes .

“Tal vez esta nueva era fue un poco un reconocimiento de ‘cuidemos a este grupo. No siempre tenemos que correr irregularmente persiguiendo un millón de sueños, o lo que sea. Hay algo extraordinario en sostener guitarras y tocar con las cinco personas que conoces desde que tenías 15 años”.

Anuncio

Anuncio
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Picture of Julian Ruiz

Julian Ruiz

Julian Ruiz, periodista, ingeniero musical y productor de discos. Como productor, ha realizado hasta la fecha 109 discos y ha conseguido 14 números uno.

¿Quieres acceder a todo el contenido? ¿Quieres menos publicidad? HAZTE SUSCRIPTOR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.