Uno de los grupos británicos más clásicos, y de los pocos que puede presumir de una trayectoria tan larga, celebra en 2012 sus 50 años de historia.

El grupo, que ha dado este fin de semana un concierto en Saldford, se va a embarcar en una gira el año que viene para celebrar la efeméride. En la actualidad de los Hollies originales solo queda el guitarrista Tony Hicks y el batería Bobby Elliott.

Precisamente el pasado mes de mayo se editaba una maravillosa box set de 6 CDs, “Clarke, Hicks & Nash Years”, reuniendo todas las grabaciones del grupo entre abril de 1963 y octubre de 1968, es decir todo lo que grabó con los Hollies. Todas las canciones de singles, Eps y, por supuesto todos los elepés incluyendo su obra maestra “For Certain Because”. Una espléndida caja a precio muy accesible.

En retrospectiva, quizá el único problema del grupo en los años 60 fue la existencia de los Beatles. Por lo demás – tomaron su nombre del difunto Buddy Holly- fue de los primeros grupos en comprender que escribir material propio era imprescindible (‘Hey, What´s Wrong With Me', 1963) que alternaban con las inevitables versiones de R&B propias de esos años. Graham Nash, Allan Clarke y Tony Hicks, aunque también Elliott hacía sus pinitos, supieron construir un repertorio propio de primera linea – una debilidad personal ‘Then The Heartches Begin'-. Y cuando no, tenían grandes canciones de Graham Gouldman (‘Bus Stop', ‘Look Through Any Window') o versionaban con acierto a George Harrison (‘If I Needed Someone').

The Hollies, como los Zombies, ha sido un grupo pulcro y elegante. Más maña que fuerza. Arriesgado y meticuloso en sus juegos de voces, por encima de los Beatles, siendo considerados en esa faceta a la altura de los mismísimos Beach Boys.

En realidad The Hollies era un supergrupo en el que casi todos sus componentes tocaban, cantaban y componían. El grupo giraba en torno al eje formado por el trío Clarke, Hicks y Nash, hasta que este último se sintió agobiado por el concepto cerrado “beat” y comenzó a escribir otro tipo de canciones y melodías. El detonante final para su salida del grupo fue el álbum ‘Hollies Sings Dylan'. Graham Nash se fue a USA como hicieron tantos otros músicos británicos (Eric Clapton, Van Morrison, Eric Burdon…) en lo que alguien definió como “fuga de cerebros”. Se juntó con Stephen Stills y David Crosby y crearon Crosby, Stills & Nash.

Entretanto sus compañeros siguieron adelante en unos dignos, aunque cada vez más tirando a sosos, años 70.

Manchester ha sido inagotable fuente de buenos grupos: 10 C.C., Buzzcocks, Joy Division, Smiths, Stone Roses, Oasis… ¡Pero antes de todos fueron los Hollies! El año que viene es suyo por derecho propio y con el más alto merecimiento.