the-fray es el ejemplo típico y manido de los problemas que acarrea certificar un mal segundo álbum, tras un inicio, una “opera-prima” tan brillante y plena de buenas melodías, como era la del grupo de Denver.

Issac Slade, que es el cantante y el lider del grupo, me aseguraba que ni mucho menos este segundo álbum había sido dominado por las prisas, porque tardaron casi tres años en reunirlo.

Eso es cierto, pero más de dos años se llevaron de aqui para allá , con promoción y conciertos gratis. Pura promoción y para convencer a todo el mundo que las buenas melodías procedían de la verdad, que no eran inventadas. Una pena.

El segundo album llegó al número uno a la primera semana . Era el premio al trabajo anterior. Pero ahora mismo es como si hubieran desaparecido. Es como si el grupo hubiera dejado de interesar, a pesar de los apoyos promocionales con el tema “Never say never”.

Ante la crisis, el batería del grupo, que es el que menos pinta en The Fray, Ben Wysocki ha sido el que ha tenido que dar la cara para certificar que el grupo va a lanzar más material, como EP o cosa que se le parezca, para tratar de que el grupo vuelva a coger impulso. Me parece bien.

En el mundo de la música, hay numerosísimos fracasos con los segundos álbumes. Lo malo es que la industria antes tenía paciencia y cualquiera con talento se recuperaba de un fracaso. Ahora , no. Sólo los tontos no se recuperan nunca de un éxito.

Abajo, “You found me” en acústico.
[ad#tradedoubler-468×60]