THE DECEMBERISTS, NUMERO UNO EN USA

El número uno con imagen sobrecogedora

No iba a ser desgracia tras desgracia para EMI, que todavía puede salvarse de caer en las garras del banco Citibank -de hecho, ya lo está-, gracias a un número uno en Estados Unidos, como el que han conseguido, por fín, el grupo de Portland (Oregón) The Decemberists, con su quinto álbum, el irregular “The King is dead”.

Ha sido la EMi americana, es decir, el viejo sello Capitol, que con el impulso de las ventas de Katy Perry, logró meter cien mil CDs del grupo en las tiendas norteamericanas a la primera semana y tomar el fruto de una ventas de casi setenta mil copias a la primera semana.

Una buena noticia, porque la industria estaba más que deprimida, ya que la semana pasada, el número uno de ventas  lo había logrado el retorno del grupo Cake, pero sus ventas apenas habían llegado a cuarenta mil ejemplares, el número uno más pobre de toda la historia de Billboard, desde que Nielsen escanea todas las ventas.

The Decemberists está dominado por el cantante, compositor y líder Colin Meloy. Aunque son un poco más pop, creo que el grupo representa un guiño más a la corriente de folkie-rock-pop que está arrasando en los gustos o en la personalidad de los grupos de la Costa Oeste americana.

En estos tres últimos días, Decemberists se han presentado en el Beacon Thetre de Nueva York. Los críticos neoyorkinos son duros, muy duros con estos “campesinos” de Oregón. Acostumbrados a la sofistificación, a la corriente de Brooklyn, este grupo les pone de los nervios. No hacen más que recordarles que se parecen excesivamente a REM.

Pero, mientras tanto, norteamericana busca la produndidad de su música, a través del blues, del country, del rock y del folkie y soporta que grupos de guitarras tengan éxito, número uno tras número uno, aparcando pestilencias como la de Rihanna y todo el “hip hop” de tercera división.

Abajo, Colin presentando un nuevo tema del grupo.