STEVE MILLER: ¿THE BLACK KEYS, QUIENES SON ESOS?

Steve Miller tuvo una serie de palabras hacia el Rock and Roll Hall Of Fame el pasado viernes, no precisamente buenas. Criticó, entre otras cosas, la falta de más mujeres en el salón y su proverbial avaricia en la entrega de invitaciones.

Miller está enfadado con el salón y a The Black Keys, que hicieron en el evento de presentadores del legendario acid pop rocker, les tocaron los platos rotos y tienen a su vez un serio mosqueo con Miller.

Dan Auerbach ha dicho que todo lo que pasó el viernes con Miller fue desagradable, tanto para él como para el batería Pat Carney, hasta el punto de llegar a afirmar que “lo más desagradable fue estar junto a él”.

Tras la gala, entre otras cosas, Steve Miller dijo: “está industria entera apesta jodidamente”.

STEVE MILLER: ¿THE BLACK KEYS, QUIENES SON ESOS?

Los Keys presentaron a Miller haciendo una referencia a que eran fans suyos de niños. Pero, por lo que se ve, la admiración no es exactamente mutua.

“Nos sentimos muy incómodos cuando conocimos a Steve. No tenía ni idea quiénes éramos. Ni idea. Lo primero que nos dijo fue: “No puedo esperar a salir de aquí”. Él sabía que nos ofrecimos a presentarle. Y no hizo ningún intento de equilibrio [ríe incómodo] ni siquiera se molestó en saber quiénes éramos. Yo no vivo en Nueva York. Esto supuso tres días al margen de mi vida normal, volando desde Nashville y dejando a mis hijos en casa”.

Y Auerbach concluye diciendo que hubiera preferido, precisamente, quedarse en casa con su mujer e hijos:

“Pat y yo nos arrepentimos. Por supuesto que hay problemas en la industria de la música… Pero estuvimos allí, sin ser remunerados, por propia voluntad, para venir a celebrar sus logros y difundir la alegría del rock ‘n’ roll. Para inspirar a los niños a coger guitarras. Para que hagan música. Y sentí que estábamos haciendo lo contrario”.

STEVE MILLER: ¿THE BLACK KEYS, QUIENES SON ESOS?

Miller tiene razón en algunas de su quejas, pero fue en plan “tío vinagre” a la gala, y a los pobres Black Keys les tocó “comérselo”. Si Miller estaba tan ofendido con el salón de la fama, no haber acudido a la gala. Así de fácil.