Temples-Sun-Struc1188E77-400x400

La portada de su disco de debut.

 puede ser considerado el enésimo grupo de neo psicodelia actual, y aunque, básicamente, “Sun Structures” trata de eso, estos ingleses de Kettering, Northamptonshire, han facturado este año un buen, sólido, disco de debut que se está teniendo poco en cuenta.

Si ahora la gente tuviera un poco más de gusto el “Golden Throne” de más abajo (vídeo) hubiera sido un éxito. Lo tiene todo, una buena melodía, buenos arreglos y es una accesible canción pop, pero no, parece que la gente está más pendiente de la basura de Pitbull Iggy Azalea, y el rock comercial (sus competidores reales) obra en poder de los multipremiados Arctic Monkeys o Kasabian.

En principio lo que más llama la atención es la voz del James Edward Bagshaw, un poco bolaniana ( incluso su imagen) pero sin llegar a sus altos, estridentes agudos. “Keep In The Dark” es un buen ejemplo de glam dreamy, un poco Donovan, un poco “Spirit In The Sky” de Norman Greenbaum.

“Mesmerise” es otro hit en potencia, los Temples tienen facilidad para melodías claras, casi triunfales, y para envoltorios densos y con matices.

Temples

Temples

Lo que menos me gusta son ciertos tics. El abuso de motivos étnicos – la cosa hindú-árabe tan de los 60’s- y el recurso de los coros épicos de requiem (como si fueran caballeros templarios), también sacado de la “década prodigiosa”. El espíritu de The Byrds, y sus riffs, revolotea aquí y allá a lo largo de todo el disco. Ellos mismos han declarado que les gustan bastante más que los Beatles.

Creo que al final, lo mejor para todos estos grupos tan 60’s es que dejen volar su imaginación y que no suenen tan sesentas.

En la parte más “dreamy” quedan “Move With The Season” y “Fragment´s Light” y en la más poderosa, de guitarras, “A Question Isn´t Is Answered” y “Sun Structures” (con su inicio “Going To A Go-Go”, así como “The Guesser” parece surgida de las entrañas de “Sunny” de Bobby Hebb).

Pitchfork dio a este disco 5.5 de 10. Absurdo, ¿en qué demonios estaban pensando?

El disco salió en febrero de 2014, y entre sus fans se cuentan Johnny Marr y Noel Gallagher, que han sabido apreciar como merece este debut de un grupo inglés a tener muy en cuenta en el futuro.

De comprarlo, háganlo preferiblemente en vinilo que es donde destaca la brutal portada.